Primera parada de la Royal Visit Australia de los Sussex: Sidney

Los Sussex ya están en Australia. Ayer fueron recibidos por el gobernador Peter Cosgrove y su mujer en la casa del Almirantazgo donde les hicieron entrega de los tradicionales sombreros Akubra para protegerse del sol.

A continuación, los duques visitaron el Taronga Zoo, asistieron a una actuación increíble de baile realizado en su honor por Bagarra Dance, y completaron su visita acudiendo al paseo marítimo cercano a la Sydney Opera House donde saludaron al público congregado.

Meghan estaba resplandeciente enfundada en un precioso fourreau en color crema, parecido a aquel otro amarillo de Brandon Maxwell que se puso para asistir al evento Commonwealth Youth a principios de julio, aunque este era de la firma Karen Gee. Los salones de ante color topo son de Stuart Weitzman.

El que los hijos de la princesa Diana hayan decidido repartirse, como buenos hermanos, las joyas personales de su madre es un hecho. Ninguno olvidaremos el espectacular anillo de aguamarina que Meghan estrenó para la fiesta posterior a su boda.

Ayer, para adornarse, se puso unos pendientes de oro en forma de mariposa con un pequeño zafiro tallado en cabouchon, y el Heirloom Bracelet de Lady Di. Los pendientes en cuestión los lució la princesa de Gales en 1986, durante su primera visita a Canadá.

Está claro que los insectos vuelven a estar de moda (acordaos de las abejas de Chanel ahora también presentes en las joyas diseñadas por Victoire de Castellane para Dior). Para darles un toque más moderno, Meghan se ha colocado las mariposas verticalmente.

Durante esta primera visita a Sidney, los duques de Sussex estuvieron especialmente cariñosos con los niños que acudieron para saludarlos. Dicen los que entienden de heráldica que si el primer hijo que esperan es un niño se convertirá en el nuevo Earl of Dumbarton, conde de Dumbarton – ya que este es el segundo título (escocés, por más señas) que el príncipe Harry ha recibido como dote con su matrimonio de su abuela, la reina Isabel II.

Si tuviesen otros hijos varones, el primer Royal Baby se convertiría en Lord Windsor, mientras que sus hermanas serían Ladies Windsor. También es posible que su bisabuela actúe como con los hijos de los duques de Cambridge a quienes ha concedido el título de príncipes de Cambridge. Es decir, podrían convertirse en los príncipes de Sussex.

18

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *