Angelina Jolie y Brad Pitt se convertirán en los nuevos príncipes del champán gracias al enólogo Rodolphe Péters

Probablemente todos recordaréis que en el 2014, Angelina Jolie y Brad Pitt contrajeron matrimonio en el Château Miraval en Correns –un domaine que la pareja adquirió en el 2011 por 35 millones de euros en la Provenza francesa.

Cuando decidieron separar sus vidas, se plantearon la posibilidad de vender esta propiedad por 55 millones de euros pero, entonces fue cuando conocieron a Marc Perrin (presidente de Primum Familiae Vini), quien les convenció de que no lo hiciesen, y que mejor se asociasen con el enólogo Rodolphe Péters –sexta generación de las bodegas Pierre Péters-, para producir juntos grandes caldos.

El objetivo final que se han planteado es el de convertirse en la única bodega en producir únicamente un champán rosé de la mejor calidad posible.

Por lo visto, aún no se ha decidido el packaging ni la fecha de lanzamiento. Personalmente creo que, aunque el reclamo de los rostros de los dos actores sin duda tendría mucho tirón, para posicionarse bien en el mercado harían mejor en decantarse por una imagen más sobria y elegante realizada a pluma de su domaine a la manera del Château Lafite Rothchild.

Aunque, si prefieren dotar a su marca de un toque de modernidad, siempre podrán contar con la colaboración puntual de algún artista o ilustrador consagrado que les diseñe una etiqueta numerada para sacar al mercado alguna edición limitada o para coleccionistas.

Este proyecto, sin duda alguna, supondrá una interesante inversión, y una suculenta herencia para los hijos de la ex pareja que no tardará en convertirse en los príncipes del champán.

45
1 Comentario
  • Gg
    mayo 13, 2020

    Seguro que les va fenomenal!!!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *