Catherine Deneuve insiste en que la galantería patosa no es un crimen y que esta fiebre sirve solo al puritanismo que mantiene a las mujeres encadenadas a un estatus de víctimas eternas

Como respuesta a la polémica suscitada desde hace 6 días por sus declaraciones publicadas en el periódico Le Monde donde firmó un manifiesto junto con otras 99 mujeres defendiendo la libertad al galanteo para preservar la libertad sexual, la veterana actriz Catherine Deneuve – famosa entre otras cosas por haber interpretado durante su juventud la película “Belle de Jour”-, ha querido utilizar otro periódico, Libération, para realizar una serie de precisiones al respecto.

Deneuve ha explicado que en ese manifiesto se decía que la violación es un crimen, pero que el galanteo insistente o patoso no constituía un delito, ni la galantería una agresión machista. Y que esa fiebre de envíar a los «puercos» al matadero, lejos de ayudar a las mujeres a liberarse, en realidad servía a los intereses de la libertad sexual, y a los extremistas religiosos que son los peores reaccionarios; ya que es el propio puritanismo el que se apropia – en nombre de un pretendido bien general -, de los argumentos de protección hacia las mujeres para encadenarlas a su estatus de víctimas eternas.

Catherine asegura que detesta esos efectos de motín tan comunes hoy en día. Una época en la que una simple denuncia sobre las redes sociales engendra castigos, dimisiones e incluso en ocasiones linchamientos mediáticos. Y como no puede dictaminar la culpabilidad de estos hombres porque no está cualificada para ello, no piensa retractarse ni cambiar de opinión con respecto a las declaraciones que ha hecho, aunque sí que se excusa con las víctimas de agresión que hayan podido sentirse chocadas.

A los que la han criticado tanto, les ha recordado que fue una de las “343 salopes” que, junto a Marguerite Duras y Françoise Sagan, firmó en 1971 el manifiesto “Je me suis fait avorter” escrito por Simone de Beauvoir publicado por el Nouvel Observateur cuatro años antes de la legalización del aborto. Lo que significa que siempre ha dado pruebas de feminismo.

Termina saludando fraternalmente a todas las víctimas de actos odiosos que hayan podido sentirse agredidas por sus declaraciones publicadas en Le Monde, y es a ellas y solo a ellas a las que presenta sus excusas si en algo ha podido ofenderlas, aunque no se retracta de nada de lo suscrito.

Foto: @PatrickSwirc

7
2 Comentarios
  • Cobre
    enero 15, 2018

    ¡Pues tiene razón!

  • GG
    enero 18, 2018

    Es verdad… cada cosa en su sitio, no hay que sacar las cosas de quicio…

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *