Chanel Destinations, la historia de la Maison Chanel a través de tres ciudades

Los viajes son, a menudo, el punto de partida del proceso creativo interno de muchos artistas. La propia Gabrielle Chanel cuenta en su historia con tres destinos. Tres lugares que ayudaron a crear la magia del mundo Chanel que hoy conocemos y que seguimos encontrando en las colecciones diseñadas por Karl Lagerfeld: Deauville, Biarritz y Venecia, tres ciudades (Chanel Destinations) que tienen en común a Mlle. Chanel.

Ciudades donde tuvieron lugar importantes encuentros para Gabrielle Chanel, donde se desarrollaron importantes historias de amor y amistad, con algunas de las personas que más quiso y donde logró encontrar ese espíritu creativo que la hacía única. Amor, arte, pasión y destino que podrás descubrir a través de la página web de Chanel.com, en la sección «Inside Chanel», y que cuenta la historia de la Maison a través de nuevos fashion-films.

Deauville es el lugar donde todo comienza, donde Gabrielle percibe y anticipa la agitación que se produciría después de la guerra franco-prusiana. Porque, de igual manera que la sociedad y la industria sentían la necesidad imperiosa de evolucionar, lo mismo ocurría con las costumbres y tradiciones. Gabrielle Chanel intuyó el importante papel que llegaría adesempeñar, y la historia y el tiempo acabaron dándole la razón. Aquí fue donde logró sus primeros éxitos, convirtiéndose en la ciudad que serviría de telón de fondo para el primer triunfo de esta visionaria empresaria.

Dos años después de la apertura de la boutique de Deauville, le tocó el turno a Biarritz. La apertura de una nueva boutique en esta ciudad no hizo sino confirmar que su visión de la moda, de la mujer y del mundo de los negocios era correcta. La Maison Chanel de Biarritz se convirtió por méritos propios en una de las tiendas favoritas de la emperatriz Eugenia.

Para Coco Chanel Biarritz era sinónimo de los días felices que pasó en ella con Boy Capel, pues allí fue donde descubrieron juntos el amor, el poder y el encanto del mar, cuyos símbolos la acompañarían siempre a lo largo de su vida. Pero sobre todo fue en Biarritz donde Gabrielle demostró no sólo ser una diseñadora de gran talento, sino también una empresaria totalmente independiente al contratar a seis costureras y alquilar Villa Larralde como taller y boutique de alta costura.

En 1918, Chanel tenía 300 empleados, todos ellos mujeres distriubidas en oficinas en París, Deauville y Biarritz.

Entre las Chanel Destinations también está Venecia, a dónde la pareja formada por Misia y José-María Sert llevaron a Coco Chanel para que pudiese encontrar algo de paz después de la muerte prematura de su amado Boy Capel. La Ciudad de los Canales despertó en ella un gran interés por las artes y la arquitectura por lo que, muy pronto, conquistó los círculos artísticos y aristocráticos de la Serenísima República.

La riqueza, el bienestar, el arte, el misterio de esta ciudad única, abrieron un nuevo camino en la creatividad de Coco como el famoso león alado, símbolo de San Marcos (el mismo que el signo zodiacal bajo el cual nació). Gabrielle no lo interpretó como una mera coincidencia sino como un signo de renacimiento, de una alegría de vivir que poco a poco volvía a iluminar su camino.

16

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *