Chanel hace escala en el Grand Palais de París el tiempo de presentar su colección Crucero 2018/19

En el muelle Chanel del Grand Palais de París hizo ayer escala el crucero “La Pausa”, un baquebote de recreo bautizado con el mismo nombre que la casa de verano que Gabrielle Chanel tenía en la Riviera Francesa, cerca de Montecarlo, construida en 1928 por el arquitecto Robert Streitz para Gabrielle y su amante Hugh Grosvenor (segundo duque de Westminster). Una escala muy breve, el tiempo justo para presentar el desfile correspondiente con la colección #CHANELCruise 2018/19.

A post shared by CHANEL (@chanelofficial) on

No se puede negar la capacidad de Karl Lagerfeld a la hora de montar espectáculos en lo relacionado con la presentación de sus nuevas colecciones para Chanel por medio de impactantes desfiles.

Temporada tras temporada, asistimos con la boca abierta cómo transformar el Grand Palais de París en supermercados, centros de lanzamiento de cohetes e incluso en una espectacular cascada.

Elegantes modelos, de la talla de las hermanas Hadid, Stella Maxwell, Barbara Palvin o Lara Stone, luciendo medias blancas a juego con guantes o mitones, boinas y zapatos fueron saliendo desde la puerta de embarque, descendiendo por las escaleras para acabar desfilando en fila india por el muelle de atraque.

Entre las propuestas: faldas blancas tableadas a la altura de las rodillas, una reinterpretación con un twist marinero de la chaqueta Bar en azul marino con doble botonadura en blanco; tailleurs con chaquetas que recordaban los chaquetones marineros con amplios bolsillos cuadrados pero confeccionados en tela de tweed blanca; pantalones de pata de elefante a rayas blancas, azules y grises a juego con jerséis de cuello alto de algodón blanco con el nombre del barco bordado en azul.

Para la tarde, vestidos dos piezas a rayas azules y blancas realizados en tweed y adornados con escamas confeccionadas con organza en tonos azules, blancos, grises y rojos en las mangas cortas y un poquito afaroladas, marcando la cintura, y debajo del pecho.

Y para viajar comodamente sin tener que preocuparse por las cajas de seguridad nada como los brazaletes de bisutería en color blanco adornados con la doble C del logo realizada con calabrotes adornados con perlas o cristales imitando diamantes, o con el nombre del crucero entre tiras brillantes formando rayas.

Al final del desfile, un Karl Lagerfeld barbudo salió a saludar en lo alto de la escalerilla de embarque acompañado por Virginie Viard, mano derecha del diseñador, ya que es la directora del estudio de la Maison Chanel y supervisa los siete talleres y las ocho colecciones anuales de Chanel. A pesar de no tener tiempo ni para respirar, Virginie también ha aceptado presidir el jurado del Festival d’Hyères. Una mujer a la sombra absolutamente excepcional.

Después del desfile, los invitados al mismo -entre quienes se encontraba Lily-Rose Deep y Kirsten Stewart-, disfrutaron de una alegre fiesta en la cubierta del barco.

Sitio oficial Chanel

8

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *