Chanel in the Snow, el último desfile de Karl Lagerfeld para Chanel tuvo lugar en una reinterpretación de una estación de esquí

Un gran vacío. Este debe de haber sido el inevitable sentimiento del público invitado a presenciar este martes el último desfile de Chanel creado por Karl Lagerfeld, quien falleció hace dos semanas a la edad de 85 años. El misterio del leit motiv alrededor del cual iba a desarrollarse este último defile se mantuvo en secreto hasta el último momento.

En la invitación solo se podía ver las dos C entrelazadas del logotipo de Chanel sobre un fondo azul pálido, que a muchos hizo rememorar las nubes y el cielo. Finalmente, fue la nieve la protagonista indiscutible del último desfile Chanel de la era Lagerfeld.

En lo que parecía un lujoso resort o estación de esquí empezaron a desfilar las modelos. Antes, se mantuvo un minuto de silencio para rendir el último homenaje a uno de los grandes diseñadores del mundo de la moda. Aquel que no quiso una ceremonia oficial tras su muerte. Dentro del presskit, los responsables de la marca incluyeron un dibujo a pluma en el que se podía ver al diseñador alemán junto a Mlle. Chanel con la mención «The beat goes on» como un guiño hacia Virginie Viard que será quien asegure la continuidad de su legado.

El Káiser con la ayuda de Stefan Lubrina, escenógrafo para Chanel desde hace más de veinticinco años, se divertía sorprendiendo a sus invitados con escenografías grandiosas y originales creando universos a escala real bajo la nave del Grand Palais. Entre los más llamativos: un iceberg, un león gigante, un cohete, un aeropuerto, una calle, un tiovivo, un bosque y una Torre Eiffel de casi 40 metros de altura, y todo construido en un lapso de tiempo que no superaba nunca los 3 meses. Una escenografía que causa casi el mismo revuelo que los propios desfiles gracias a las redes sociales.

En esta ocasión, una preciosa estación de esquí alpino, con sus chalets de madera, su nieve, y con la silueta de imponentes montañas nevadas al fondo. Entre la colección y el decorado siempre existe un mismo hilo conductor. Los colores y los materiales que se utilizan en los decorados siempre se inspiran en la elección de tejidos de la colección que se va a presentar. Hasta la fecha, siempre era Karl Lagerfeld quien proporcionaba la idea del concepto. El rol de Lubrina consiste en interpretar esa idea y hacerla realizable en el espacio que proporciona el Grand Palais de París que es donde siempre se realizan los desfiles de Chanel debido a un acuerdo suscrito.

Para despedirse de Lagerfeld, muchos amigos de la casa no quisieron perderse la cita. Entre las musas que han prestado su rostro para importantes campañas de publicidad se encontraban las actrices Kristen Stewart, Cara Delevingne, y Penélope Cruz. Sentadas en el frontrow, Anna Wintour con sus habituales gafas oscuras y vestida de rosa, pero también Claudia Schiffer y Mónica Belluci.

16

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *