Charlotte Casiraghi y Dimitri Rassam hacen bailar a los invitados a su boda a ritmo de Alessandro Ristorian & The Portofino en Villa La Vigie

Charlotte Casiraghi y Dimitri Rassam minutos después de darse el «sí quiero» se fotografiaron juntos debajo de la escalera principal del Palacio Presidencial de Mónaco. Para la ceremonia civil, la novia optó por un modelo de encaje gris perla personalizado para ella con varios lazos de la misma tela, perteneciente a la colección YSL primavera 2019.

La Vigie (La Vigía) es una de las villas más prestigiosas de la Costa Azul por su historia, su arquitectura, y su ubicación única ya que está situada sobre un promontorio que da directamente sobre el Mediterráneo, con vistas sobre el principado de Mónaco y a la bahía de Roquebrune-Cap-Martin.

Fue la residencia de Karl Lagerfeld durante más de diez años. El diseñador se la compró a Carolina de Mónaco quien la adquirió junto a su marido Stefano Casiraghi durante la década de los 90. En su terraza de 273 metros cuadrados ha tenido lugar la cena de celebración de la boda de Charlotte Casiraghi con Dimitri Rassam.

Los invitados a la cena también disfrutaron de una divertida fiesta en los jardines de la villa amenizada por el cantante MC Solaar que dedicó a la madre de la novia su famosa canción «Caroline», y Alessandro Ristorian & The Portofinos, la misma orquesta que causó sensación en el último Baile de la Rosa.

Para acudir a esta cena -en la que el menú mostraba unas ilustraciones de los novios inspiradas en un shooting realizado por el fotógrafo Mario Testino a la novia-, Charlotte Casiraghi se enfundó en un elegante bustier de satén en blanco roto diseñado por Karl Lagerfeld para el desfile Chanel Couture primavera-verano 2019, y se adornó con una faux-bob para que pudiese verse bien un collar de diamantes de tres vueltas creado por Cartier en 1953 para su abuela Grace Kelly. El novio iba vestido con un smoking blanco con pajarita negra.

Para asistir a la cena en La Vigie, la princesa Carolina de Mónaco eligió uno de los 70 modelos pertenecientes a la colección Chanel Couture FW 2019 diseñados por su entrañable amigo Karl Lagerfeld, que pudimos ver, en julio del año pasado, en el Grand Palais de París transformado para la ocasión en ese paseo que recorre el Sena, y en los que los libreros abren sus puestos de libros al aire libre en París.

Un vestido bicolor en blanco y negro formado por un vestido imperio de largo midi de color blanco y recto sobre el que se superponía un tul de seda negro fruncido en el pecho, que le dejaba los hombros al aire y que le caía por detrás en una larga cola.

El pasado mes de marzo, recordaréis que se celebró el famoso Bal de la Rose. Pues bien, mucho elementos decorativos de ese baile se reciclaron para la ocasión. Por ejemplo, un poster gigante de la invitación al baile diseñado por el ilustrador Richard Zelenkiewicz, MonsieurZ, sirvió de photocall para que los novios posasen para el recuerdo junto a sus respectivas madres, la princesa Carolina y Carole Bouquet (quien también iba de Chanel) con la imagen del palacio de Mónaco al fondo.

El príncipe Alberto también quiso posar junto al artista Alessandro Ristorian, quien se encargó de amenizar la fiesta con The Portofinos.

28

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *