El arte de perfumarse en 7 claves

Utilizar perfume a diario aumenta la sensación de bienestar, añadiendo un toque especial que convierte el día a día de las personas en algo más placentero. Pero descubrir cuál es el perfume idóneo para cada una de las personas es todo un arte que no todo el mundo domina.

Si continuáis leyendo os iré explicando las claves necesarias que conviene que tengamos en cuenta a la hora de perfumarnos. Lo primero y principal es no dejarnos llevar nunca por la primera impresión, ni por el perfume que use nuestra amiga o esas prescriptoras a las que admiramos y queremos parecernos.

Os explico: Una misma fragancia nunca huele igual en dos personas diferentes pues, al entrar en contacto con nuestra piel y mezclarse con las sustancias químicas de ésta (aceites, ácidos, transpiración…) producirá un efecto muy diferente de un cuerpo a otro. Una esencia nunca huele igual en otra persona pues la química corporal de cada persona la hace única.

Antes de emitir un juicio sobre un perfume, se debe convivir con él. Lo mejor que podemos hacer cuando queramos comprar un perfume es salir de compras con calma, mejor por la mañana cuando la pituitaria se muestra más sensible.

Aunque te ofrezcan mouillettes (papelitos rociados con perfume), recuerda probar siempre el perfume en tu propia piel, aplicando unas gotas en la cara interna de tu muñeca. Deja que pasen unos minutos para que el alcohol se evapore y el aroma del producto se mezcle con tu piel, y luego comprueba si te agrada el olor.

El perfume debe aplicarse siempre allí donde la piel es especialmente cálida y donde solemos comprobar si tenemos latido. Es decir detrás del oído y en la parte interior de la muñeca. Un cabello recién lavado es un excelente conductor para expandir la fragancia, como también lo es la ropa confeccionada con telas naturales y, cómo no, ¡las pieles!

Por este motivo, si utilizamos un perfume que se quede impregnado en una prenda de lana, a la vez siguiente, tenemos que procurar no cambiar de perfume y utilizar la misma fragancia porque el olor fijado puede que no sea del todo compatible con la de una nueva.

A la hora de probar un perfume, se debe comenzar siempre por lo más ligeros, o por la versión menos concentrada (eau de toilette). Sólo se pueden probar de 2 a 3 perfumes siempre que sean del mismo tipo, y entre prueba y prueba hay dejar transcurrir al menos un minuto. De esta manera, nuestro olfato será capaz de distinguir mejor los distintos ingredientes y acordes.

Cuando vayas a aplicar el perfume sobre tu piel, lo mejor será que lo hagas después de haberte vestido, sobre las zonas más calientes del cuerpo, es decir: sienes, garganta, detrás del cuello, entre los pechos, muñecas, codos, huecos de las rodillas y tobillos, pues éstas emanaran su fragancia durante más tiempo.

Podemos intuir que un perfume se ha echado a perder cuando su color cambia de forma drástica, cuando se espesa o cuando desprende un olor agrio en el momento de abrir la botella. Cuando esto ocurre, algunas personas se sienten tentadas de diluir el perfume con alcohol, pero el daño ya está hecho.

A la hora de crear un perfume, los maestros perfumistas pueden utilizar sustancias naturales, sinténticas o semisintéticas. No existe una regla que indique el número de ingredientes que debe contener un perfume, pero eso no significa que una fragancia formulada con muchas materias primas sea de mayor calidad que una en la que se empleen menos.

Existen aceites esenciales de fuentes naturales que no son excesivamente caros y también componentes sintéticos que, a priori, pueden resultar caretes. La clave está en el talento del maestro perfumista, y en su arte a la hora de elegir y mezclar las notas de las que se compone una fragancia.

Para acabar, recordaros que un perfume sin abrir aguanta en perfectas condiciones durante un año, y uno abierto seis meses, siempre y cuando lo cerremos bien después de cada aplicación y lo guardemos en un lugar fresco y seco, siempre preservado de la luz y el calor. La larga exposición a los rayos solares o a temperaturas extremas puede modificar el delicado balance de las fórmulas de las fragancias.

8

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *