Coincidiendo con el aniversario de su proclamación, los reyes visitan la Casa Blanca dando lugar al enfrentamiento de dos auténticos iconos de estilo

Después de inaugurar ayer en San Antonio (Texas) la exposición “Masterpieces of Spanish Painting from Madrid Collections” – una exposición con obras de pintores españoles, de los últimos 500 años, cedidas por varios museos madrileños -, nuestros reyes han hecho las maletas y han puesto rumbo a Washington.

Esta es la segunda visita a la Casa Blanca que los reyes realizan desde su proclamación, hace justo hoy 4 años. La última vez que los reyes visitaron Washington fue en septiembre del 2015. Entonces fue el presidente Barack Obama y su esposa, Michelle, quienes ejercieron de anfitriones.

En esta ocasión, la agenda prevista es muy parecida a la de la visita precedente. Después de reunirse por la mañana con el presidente del Banco Mundial Jim Yong King, el rey se entrevistará con Donald Trump en el despacho oval durante aproximadamente una hora, mientras Melania Trump y Dña. Letizia se dan un paseo por la veranda del Rose Garden de la Casa Blanca y toman luego el té.

Mientras que ayer la reina vistió con un vestido blanco con lunares negros, con un discreto escote en V, sin mangas y ajustado a la cintura por medio de un cinturón ancho realizado en la misma tela a juego con unos salones negros con el talón transparente y un clutch rojo de la diseñadora cordobesa Matilde Cano hoy, Dña. Letizia nos ha sorprendido a todos con un vestido recto y ajustado al cuerpo, con cuello a la caja y sin mangas, con un largo justo por debajo de las rodillas cuya falda iba adornada con los típicos botones equidistantes y simétricos que solían llevar los pantalones de los marineros del siglo pasado.

El matiz es que el vestido en cuestión, firmado por Michael Kors, estaba confeccionado en una tela de jersey en un color rosa coralino. La reina lo combinó con unos salones y un clutch del mismo tono y con un cinturón metalizado.

Melania, en cambio, apostó por un vestido años 50, estilo New Look perteneciente a la colección Resort 2018 de Valentino, también con cuello a la caja y sin mangas y con falda abullonada. El vestido estaba confeccionado en una tela estampada con flores y helechos de color crema sobre un fondo tabaco a juego con unos salones tono sobre tono y un cinturón blanco que le marcaba la cintura. Ambas iban muy elegantes y apropiadas.

Lo cierto es que España y Estados Unidos comparten no solo los mismos valores democráticos e intereses geoestratégicos sino que también tienen fuertes vínculos históricos, culturales y lingüísticos por lo que deberían ser siempre aliados, ¿no os parece?

17

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *