Con Johnny Depp a los de Dior Parfums les crecen los enanos

Los responsables de Dior tienen que estar de los nervios. Cada vez que tienen previsto un lanzamiento en el que el protagonista principal sea el actor Johnny Depp sucede algo que trunca todos sus planes.

Cuando en junio del 2015 el departamento de comunicación de Dior anunció a bombo y platillo que Johnny Depp iba a convertirse en el embajador de su nueva fragancia, a todos nos extrañó que un actor de primer orden como era Johnny accediese a prestar su imagen a una fragancia por muy Dior que fuera.

Claro que para convencerle, le explicaron que la campaña iba a ser un guiño a una road movie de culto como fue “Vanishing Point” dirigida por Richard Sarafian, y que se le filmaría conduciendo por el desierto a borde de un Dodge Challenger del año 70. Un gran clásico que inspiró a muchos rockeros como Quentin Tarantino o a los Guns N’Roses que no dudaron en hablar de ella en su canción Breakdown.

El caso es que a mediados de mayo de aquel año, el actor se puso justo en el punto de mira del gobierno australiano al saltarse todo tipo de permisos a volar junto a sus dos perros Yorkshiere (Pistol y Boo) en su avión privado desde California hasta la capital australiana. Una acusación muy seria que le costó una multa de 240.000 euros. Recordad que hasta la propia Meghan Markle ha tenido que dejar a su adorado perro en Canadá porque la ley no permite que pueda viajar hasta Londres.

De todos es sabido que cuando las grandes marcas logran fichar a un embajador importante procuran utilizar los descartes de las fotos o de los vídeos realizados para la campaña en una segunda, que suele lanzarse dos años después y que, aunque se parece, no es exactamente igual.

Así que a mediados de marzo de este año, lanzaron su “Sauvage Very Cool” en spray aprovechando unas espectaculares fotos realizadas en el desierto de Joshua Tree en California en las que se les puede ver fotografiado en esa hora en la que el cielo del desierto parece encenderse y a los lejos se oye el aullido de los coyotes.

Las fotos y el fashion film firmados por Jean-Baptiste Mondino para Dior han servido de base para la realización de un corto escrito y dirigido por Clement Beauvais y producido por Arthur de Kersauson, en el que el director de fotografía es Mike Valentine, que iba a presentarse hoy a nivel mundial.

En este corto se narra que según una antigua leyenda india, el Dios Coyote desempeñó un papel muy importante en la creación de la noche. Desde entonces, a la hora mágica, cuando el cielo se tiñe de azul, regresa a las tierras salvajes para jugar con el destino del hombre. En la película, un puñado de mujeres y hombres esperan el crepúsculo en medio de una atmósfera febril. Entre el documental y la ficción, este corto al que han titulado Legend of the Magic Hour es un viaje místico y fascinante a través del desierto de Joshua Tree al atardecer.

Sin embargo, una reciente foto del actor publicada en la cuenta de Instagram de Katrin Kurta (una de sus fan) en el hotel Four Seasons de San Petersburgo, ha hecho saltar todas las alarmas, ya que el actor aparece en ella muy delgado y con un color de piel cetrino. Tanto revuelo ha causado, que la peluquera se ha visto obligada a retirar la foto de su cuenta de Instagram.

Su amigo Kyler Clark, que también es el fotógrafo oficial de la gira que está realizando con su grupo de música «Hollywood Vampires», ha hecho unas declaraciones diciendo que después de una gira tan larga estaban todos agotados, y que el estar cogiendo un avión todos los días durante un mes dando la vuelta al mundo cansaba a cualquiera. Otros, como la maquilladora Stacey Whittaker, han apuntado a que al no aparecer en la foto maquillado, es lógico que los ojos parezcan más pequeños.

El caso es que los de Dior han cancelado todos los actos previstos para el día de hoy. Y, ya lo dice el refrán, que cuando el río suena…

7

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *