Con la complicidad de sus 3 hijos, François Pinault sorprende a Salma Hayek durante sus vacaciones en Bora-Bora renovando sus votos matrimoniales

El magnate francés François-Henri Pinault nos ha sorprendido a todos -empezando por su mujer, la actriz mexicana Salma Hayek-, al aprovechar unas vacaciones en familia en la isla de Bora-Bora en la Polinesia francesa para organizar (coincidiendo que este año se celebran sus primeros 10 años de casado) una renovación de sus votos matrimoniales.

La ceremonia tuvo lugar en una playa salvaje cercana al lujoso resort donde se hospedaba toda la familia. Complices de esta sorpresa celebrada el pasado 10 de agosto fueron sus hijos Mathilde (17 años) y François (habidos de su primer matrimonio), y Valentina Paloma (11 años), fruto de su matrimonio con la veracruzana.

Con el pelo al viento y los pies hundidos en la arena, la actriz y el CEO del grupo Kering volvieron a darse el sí quiero, cumpliendo además con todos los rituales que marca el rito matrimonial de esa paradisíaca isla.

Ritos que pasan por trasladarse a una isleta llamada motu en lancha privada, anudarse mutuamente unas pulseritas hechas con hojas de palmera, después de lo cual hay que entrelazar las manos para que el oficiante vestido con un elegante traje tradicional vierta sobre ellas un agua bendecida con la ayuda de una caracola mientras pronuncia unas palabras en tahitiano. A continuación, la vahine y el tane (los novios) lanzan flores al viento mientras piden un deseo.

La actriz cumplió incluso con la tradición de lanzar de espaldas su ramo de novia confeccionado con hibicus y flores foráneas. Un gesto seguido con interés por su hija Valentina que no dudó en lanzarse a su captura mientras que su hermana Mathilde parecía pensárselo mejor.

Una emocionada Halma ha compartido las fotos familiares -realizadas por su hijastro François- de toda la ceremonia en su cuenta de Instagram escribiendo que el mejor momento del verano fue cuando su marido le organizó una ceremonia sorpresa para renovar sus votos matrimoniales.

También aprovechó para decir que si lo hubiese sospechado habría escogido un vestido más apropiado, pero que la engañaron diciendo que iban al spa.

Los hombres es lo que tienen, que no reparan en esos pequeños detalles que suelen marcar la diferencia. En cualquier caso, y a pesar del chandal, una sorpresa preciosa y la mar de romántica a la par que salvaje y exótica, ¿no os parece?

24
2 Comentarios
  • Teresa
    septiembre 4, 2018

    Preciosa! Yo me apunto con chándal si hace falta!

  • Gg
    septiembre 5, 2018

    Siii… que romántico!!!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *