Cortar, empalmar y reconstruir: el trabajo de un diseñador como Alessandro Michele presentado en el Gucci Hub transformado en quirófano

Con Nueva York y Londres terminadas, todo el beau monde de la fashionsphere se ha desplazado hasta Milán. La Milan Fashion Week es famosa en el mundo entero por presentar algunos de los mejores desfiles de moda, de entre los cuales Gucci es, sin duda alguna, uno de los más esperados de la semana.

Cada año el desfile de esta firma de moda italiana se envuelve de misterio antes de su comienzo para crear expectación, y este año no iba a ser diferente. El único detalle que transcendió fue la hora (18:00 h) y el lugar donde iba a celebrarse (en el Gucci Hub de Via Mecenate 77 en Milán).

Cuando los primeros invitados al desfile entraron en el espacio reservado para el mismo no pudieron evitar sentirse bastante sorprendidos. En una gran sala pintada con el clásico color verde de hospital, habian instalado en el centro lo que parecía una mesa de operaciones encima de la cual había colocado una de esas potentes lámparas para ver bien. Y es que el concepto del quirófano refleja el trabajo de un diseñador: cortar, empalmar y reconstruir materiales y tejidos para crear una nueva personalidad e identidad con ellos.

Pero como ha venido ocurriendo desde que Alessandro Michele se ocupa de la dirección artística de la marca la Gucci Fall-Winter 2018 resultó espectacular, y sus creaciones impactantes en parte gracias a una colaboración especial con la marca de guarnicionería Globe-Trotter que incluye una línea de maletas y piezas de cuero hechas a mano.

Mención a parte merece el guiño realizado por Michele a las Grandes Ligas de Béisbol americano y a la Paramount Pictures resuelto mediante prendas con mangas con plumas y el logotipo de Paramount Pictures que aparecen decorando un vestido largo de organza y encaje de color rojo.

También me llamaron mucho la atención las deportivas de Sega adornadas con cristales entrecruzados que reproducían las dos G entrelazadas de Gucci, y que hubieran hecho las delicias de las tres tortugas Ninjas.

Ahora que lo que realmente me dejó pegada fue una misteriosa criatura que parecía un bebé dragon a medio hacer y que una de las modelos que lucía una chaqueta de terciopelo alcolchada adornada con cristalitos que parecía una noche estrellada sujetaba amorosamente pegado a su pecho. Luego Michele hizo una declaraciones diciendo que se había inspirado en la «Legend of the baby dragon in the jar», la historia real de un autor que escenificó la búsqueda de un dragón bebé en su garaje de Oxfordshire, Inglaterra.

Makinarium, una agencia especializada en efectos especiales y visuales fue la encargada de la realización de este bebé dragón y también la de un camaleón de color verde lechuga que destacaba mucho sobre el mono de denim azul claro bordado con perlitas.

Lo que me ha parecido una genialidad de esta colección fueron los clásicos pañuelos de seda estampados con caballos, estribos y la doble G del logo de la marca reinterpretados como si fuesen pasamontañas para no tener que estar haciendo nudos bajo el cuello y evitar que los pañuelos se deslicen hacia atrás.

Estos originales pañueles se combinan con pochettes de cuero adornadas con la ya mítica hebilla que mezcla las dos G enmarcándolas con un estribo a cada lado, y sobre el cierre la cabeza de un tigre sustituyeno hasta el ahora sempiterno caballo. Esta cabeza está inspiradaen un diseño de joyería vintage de Hattie Carnegie.

Sitio oficial Gucci

7
3 Comentarios
  • Cobre
    febrero 22, 2018

    Muy buena idea lo del pañuelo

  • GG
    febrero 26, 2018

    El pañuelo si, pero lo del quirófano… no lo veo… personalmente me impresiona un poco…

  • María
    febrero 27, 2018

    No le cojo el punto a este diseñador…

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *