Después de 37 años en el mundo de la moda, y de 72 desfiles, anoche Carolina Herrera presentó su último desfile

Ayer, lunes 12 de febrero, a las 20,00 h tuvo lugar el desfile de Carolina Herrera para el próximo otoño en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. La propuesta para Otoño 2018 de Carolina Herrera es una celebración a la opulencia, al glamour y a la belleza sin complejos.

Esta nueva temporada da la bienvenida a colores intensos, ricos tejidos y siluetas femeninas para convertir las prendas que la mujer lleva en una expresión de sí misma.

La vibrante paleta de colores incluye el rojo Carolina, el azul Patmos y un fantástico amarillo; siempre destacados por los colores insignia de la casa: negro y blanco brillante. Un repertorio de tonalidades que convierte esta colección en un armario para todo tipo de ocasiones.

Creaciones de animal print en lamé, de plumas de avestruz con flecos metálicos o de intarsia floral en piel de visón – todas confeccionadas en el taller neoyorkino – son una proclamación de la moda más lujosa.

Sastrería impecable en lana y cachemira se incorpora a blazers de hombros redondos, abrigos lisos y faldas entalladas con aplicaciones en chifón que se descubren cuando la prenda se pone en movimiento. Las propuestas de noche toman fuerza con tejidos esculpidos por drapeados tules y seda de tafetán.

La feminidad, siempre presente en Carolina Herrera, se realza con exquisitos acabados como la botonadura y los delicados bordados.

La colección de Otoño 2018 combina la tradicional costura artesanal de la casa con el pragmatismo y las propuestas de la moda americana más llevable. Ésta es una celebración al glamour y a los firmes códigos que acompañan la firma desde que la creó su fundadora hace 37 años.

Un adiós grandioso, lleno de glamour y de buen gusto como la fundadora de la marca que ya ha cumplido 79 años. A partir de ahora, se abre un nuevo capítulo en la historia de la firma tras ceder los mandos de la creación al diseñador Wes Gordon con el que lleva trabajando 37 años.

Graduado en la Central Saint Martin de Londres, después de realizar unas prácticas en los talleres de Tom Ford y de Oscar de la Renta, el joven diseñador lanzó su marca homónima en 2009, antes de hacer una pausa para reincorporarse a Carolina Herrera como consultor en 2017.

Desde 1981, Carolina Herrera se había rodeado a menudo de diseñadores de la talla del modisto Hervé Pierre (el preferido por Melania Trump), de la diseñadora Laura Kim (fundadora de Malne y actual directora creativa junto a su pareja Fernando García de Oscar de la Renta), y sus dos hijas, Carolina Adriana y Patricia, sin renunciar nunca a su lugar. La empresaria, que se niega categóricamente a hablar de “jubilación”, seguirá representando a la House of Herrera como embajadora global.

Sitio oficial Carolina Herrera

4
1 Comentario
  • GG
    febrero 14, 2018

    No soy muy de Carolina herrera, pero la verdad es q me ha gustado mucho!!!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *