Después de dar vida a la madre de Almodóvar, Penélope Cruz se prepara para convertirse en una cubana

Penélope Cruz ha vuelto a protagonizar una nueva campaña para Lancôme fotografiada por Nico Bustos. Pe, que vive en Madrid, terminó de rodar en septiembre en Paterna (Valencia) una nueva película dirigida por Pedro Almodóvar que se titulará “Dolor y Gloria”.

Una película que hablará de los primeros y segundos amores del cineasta, de su madre, de la muerte, de algún que otro actor (Antonio Banderas), de los años 60 y 80 y del vacío. También hablará del teatro como elemento que dinamita y dinamiza el pasado arrastrándolo hacia el presente; y de la creación y de la imposibilidad de separarla de su vida.

En esta película, Penélope interpretará un papel secundario inspirado en la figura de la madre de Almodóvar a la que conoció hace ya muchos años. Una madre española tradicional a quien le preocupaba que se hijo hubiese dejado su trabajo en Telefónica para dedicarse al cine.

La actriz ha hecho unas declaraciones en las que ha confesado llevarse fenomenal con el director de cine. Asegura que es una de las personas por las que siente una total confianza. Entre ellos no existen malos entendidos, todos es claro y preciso. Aunque hacía ya varios años que no había vuelto a trabajar a sus ordenes, en cuanto volvieron a encontrarse en un plató, en seguida se dieron cuenta de que estaban en la misma onda.

El cineasta es una persona a quien le gusta trabajar con una gran precisión, pero siempre se le ocurren ideas locas pero inspiradoras. Penélope ha dicho que de joven necesitaba trabajar mucho para ganar experiencia, para sentirse tranquila. Hoy, cuando trabaja demasiado -encadenando hasta 4 películas en un año-, es cuando se siente perdida emocionalmente hablando.

Actualmente, prefiere prepararse bien y con tiempo los personajes que va a interpretar, para no dejarse desbordar por ellos. Ya no busca convertirse en el personaje, ahora prefiere interpretar y utilizar la imaginación para no poner en peligro su equilibrio interno, distinguiendo muy bien la ficción de la realidad.

En estos momentos, está preparando un personaje de una mujer cubana para una película que rodará el año que viene con Oliver Assayas. Para Lancôme lleva trabajando diez años. Los considera una segunda familia, y gracias a sus campañas tiene la suerte de poder trabajar con los mejores fotógrafos. Es una marca que la inspira y que le hace retrotraerse a su infancia cuando el olor de las barras de labios le recordaban a su abuela.

18

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *