El desfile Dior Couture 2020 hace que nos replanteemos desde otra perspectiva la vestimenta, y su relación con el espacio y el tiempo

Hoy, 1 de julio de 2019, ha tenido lugar a eso de las 14:30 h el desfile de Alta Costura Dior para el otoño-invierno 2019-2020. En esta ocasión, Maria Grazia Chiuri se ha inspirado en las reflexiones del arquitecto Bernard Dudofsky para vestir a los cuerpos dotándolos de una identidad propia, relacionando la alta costura con la arquitectura.

El desfile ha tenido lugar en el número 30 de la avenue Montaigne, en el hotel particular de Monsieur Dior. La escenografía del desfile, en blanco y negro, ha corrido a cargo de la artista Penny Slinger quien ha creado una alquimia muy especial entre el fuego, el aire y el agua.

Nada más entrar, un medallón desvela un rostro femenino que recibe a los invitados siguiéndolos con la mirada. Este enigmático camafeo experimenta una metamorfosis y se convierte en una pluralidad de figuras femeninas.

Al fondo, un árbol gigantesco despliega sus ramas, sinuosas como lianas, camuflando de forma natural la gran escalera por la que fueron descendiendo todas las modelos.

Las rocas de esta improvisada cueva están plagadas de cariátides luciendo sus túnicas de líneas puras. Estas figuras femeninas parecen que llevan soportando desde siempre el peso del mundo. En ellas se ha inspirado el único vestido blanco que la Chiuri ha diseñado para esta colección. Un peplo drapeado parecido al que lucían las mujeres de la antigua Grecia. Una prenda que no parece poseer un corte determinado, ya que es el propio cuerpo quien le da forma.

El resto de la colección es prácticamente de color negro como para cimentar las bases de la alta costura. Porque el negro exige perfección. Cada propuesta es un edificio que desvela la cimientos que lo sustentan y definen.

La colección Dior Couture 2020 nos permite cuestionar las nociones del cuerpo y del hábitat, haciéndonos replantear desde otra perspectiva la vestimenta, y su relación con el espacio y el tiempo. Al desfile asistieron, entre otras celebrities, la Wonder Woman Gal Gadot, Shailene Woodley y Elisabeth Moss.

Maria Grazia Chiuri aprovechó la ocasión para celebrar que había sido galardonada, merecidísimamente, con la Legión de Honor. Testigo de ello fue su antiguo jefe, Valentino Garavani.

56

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *