El desfile SS19 de Antonio Marras: Del jardín a la jungla, dos mundos antagonistas fusionados con poesía

Para el diseño de su colección primavera-verano 2019 presentada ayer con ocasión de la Milán Fashion Week, Antonio Marras se ha inspirado en la historia de la princesa Romane Worq, hija de Negus – el último emperador de Etiopía, que tuvo que exiliarse en 1937 a la isla de Asinara.

El diseñador lo que ha pretendido es contar la historia de este trance, pasando de un mundo a otro, en el que los recuerdos del pasado reaparezcan, aquí y allí, a través de bordados y encajes, mientras que el guardarropa de esta viajera exiliada se van adaptando a los nuevos territorios que va descubriendo a través de la superposición de nuevos elementos.

De este modo, un pantalón de corte militar se asocia con un crop top de encaje, mientras que las sudaderas con capucha y sin mangas van decoradas con aplicaciones de flores y perlas.

Una piel de leopardo brillante sirve para bordear un vestido negro bordado con flores rojas o atraviesa un guardapolvo dorado confeccionado en nylon, mientras que los bodoques blancos de un vestido plisado en negro se confunden con las manchas de un guepardo.

De lo que no hay duda alguna es de que África está muy presente en estas colección, yendo del desierto a la sabana, entre safaris y expediciones a la jungla. Las referencias a los animales salvajes o exóticos son constantes.

Plumas de colores adornan una chaqueta caqui, apliques de pitón van incrustado en la espalda de un top o se entremezclan con prendas de estilo patchwork con estampados de cebras o leopardos.

El guardarropa de esta exploradora se complementa con suntuosos sombreros que se desarrollan con volumen por encima de la cabeza por medio de cascadas de plantas entre las que se entremezclan ramitas floridas en las que se posan las mariposas. Auténticas obras maestras firmadas por el diseñador de flores Tonino Serra.

Del jardín a la jungla, un único hilo conductor recorre toda la colección, y este no es otro sino el color verde en toda su gama. Como dijo el escritor Sergio Atzeni: “En el mundo existen dos colores, el verde es el segundo”.

En resumen: desde el vestido lencero en satén bordado con encaje al uniforme militar caqui con el cuello de pitón. Dos mundos antagonistas que parecen chocarse y que Antonio Marras ha querido explorar hasta fusionarlos de forma poética sin perder nunca de vista la funcionalidad de la prenda.

30

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *