El Día de Muertos, patrimonio cultural inmaterial de la humanidad

En el Día de Muertos, el color, la música, las flores, el sabor de los dulces y los disfraces, tiñen durante una semana las calles de México y los mexicanos alrededor del mundo celebran la vida, festejando a los espíritus de sus seres queridos.

Esta tradicional fiesta, declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad, y que mezcla las raíces aztecas del país con tradiciones de la época colonial española, se ha convertido en un ritual cargado de simbolismo que traspasa fronteras.

Para celebrar un auténtico Día de Muertos hay que tener en cuenta cinco aspectos fundamentales:

Las ofrendas de bienvenida
Las velas que se usan de forma simbólica para iluminar el camino de las almas a casa
El pan de muerto, un dulce cubierto de azúcar que simulan huesitos
Las flores de cempasúchil, que por su característico color amarillo y por su olor, se dice que guían a las almas hasta sus seres queridos ese día.

Por último, las calaveras o catrinas tienen un papel fundamental este día, que además de ser el disfraz característico, también las hay literarias, que son en versos que ironizan situaciones usando el tema de la muerte en tono humorístico.

¿Sois también de los que habéis empezado a celebrar este día o pensáis que son costumbres mexicanas adoptadas por los americanos?

7

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *