El mar y la estética nipona inspiran el desfile Couture de Jean Paul Gaultier donde todo es rizado, hasta el pelo de las modelos

Ayer, durante su desfile Couture realizado en París, Jean Paul Gaultier puso su desbordante imaginación al servicio de las bellezas atípicas. Una colección inspirada en Japón y en el mar.

Entre sus propuestas pudimos ver hombros sobredimensionados muy años 80 y crinolinas inspiradas en las cestas japonesas. Pero lo que más llamaba la atención fueron una plisados, todo ligereza y transparencia, que dotaban a esta colección de un toque la mar de gráfico y etéreo.

También se vieron escamas de cinta dobladas adornando una chaqueta con hombros de tiburón, espuma de organza plisada, y algas marinas confeccionadas con cinta negra sobre blusas a juego con minifaldas. Absolutamente espectacular las olas de organza plisada sobre prendas que reproducían el fondo del mar o un mar azul plisado para dar vida al nacimiento de estrellas de mar. Azul, verde, coral, está claro que la inspiración de esta colección viene directamente de la vida acuática que también lleva implícito un mensaje ecológico de protección de los mares y de su fauna.

La silueta en forma de X es otra de las piezas fuertes de esta colección y la podemos ver en varios looks, aunque la más impactante es la del vestido corsé esculpido por medos de una serie de lazos color nude trenzados.

Los motivos japoneses aparecen en los cinturones de los kimonos reinterpretados. Gaultier ha hecho unas declaraciones diciendo que quería que todo fuese plisado, ¡hasta el pelo de las modelos! Aunque los peinados recordasen a esos de las geishas después de una noche loca de amor. Un efecto este del despeinado que el diseñador encuentra irresistiblemente atractivo.

Durante los siete días que dura la Paris Fashion Week Couture, tendrá lugar en el Folies Bergère el espectáculo “Fashion Freak Show”. Siete representación autobiográficas de la vida y trayectoria del enfant terrible de la mode en el que también participará la sulfurosa Dita Von Teese. Esta última también desfiló ayer luciendo un vestido largo de tul color nude con los hombros en forma de arpones.

Su otra niña bonita, Anna Cleveland – hija de la top model de los 70 Pat Cleveland-, interpretó sobre el pódium un mini espectáculo al presentar el último look. Un vestido de novia blanco y transparente de inspiración japonesa.

Una performance más bien atípica sobre las pasarelas donde las modelos suelen desfilar muy serias y con aire ausente para no distraer al público de la visión de las prendas que lucen.

17

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *