El Virtuosismo y el Arte del Plumín de Oro Artesanal de Montblanc presentados en Venecia en una exposición que se podrá visitar hasta el 30 enero

La Fundación Michelángelo es una organización sin fines de lucro, con sede en Viedma, Río Negro. Su misión es trabajar con  jóvenes en situación de riesgo o vulnerabilidad social en las áreas educativa, cultural y artística con el fin de propiciar un espacio de contención, formación y proyección futura.

Entre los objetivos de la Fundación se encuentran además organizar conferencias, talleres, encuentros, exposiciones y eventos artísticos culturales y/o educativos y promover el  desarrollo del arte y la cultura en general. Pues bien, esta fundación ha participado en Venecia en la muestra «Homo Faber» que expone obras elaboradas a mano con distintos materiales.

Desde 1906, Montblanc ha ido revolucionando la cultura de la escritura con innovaciones de vanguardia. Con sus orígenes profundamente arraigados en la cultura de la escritura a mano, Montblanc continúa estableciendo su compromiso cultural alrededor del mundo, con la creación de grandes iniciativas para promover el arte y la cultura de diversas formas, mientras rinde tributo a los mecenas modernos, que apoyan incansablemente el avance de las artes.

La Fundación Michelángelo ha invitado a Montblanc a la muestra Homo Faber para que todo el mundo pueda ver todo el proceso de elaboración del raro arte del plumín de oro artesanal fabricado desde hace más de 110 años por los artesanos de Montblanc.

El plumín es en realidad el alma de cada instrumento de escritura por lo que sigue requiriendo de la máxima paciencia y destreza a través de un oficio que combina herramientas de alta precisión y trabajo manual que cuesta muchos años dominar.

Cada plumín es el resultado de una perfecta ejecución, así como intuición y gran paciencia para realizar estos pasos fundamentales. Es durante el proceso de afilado cuando se le infunde el alma al plumín, dando forma al oro . El ensamblaje de las tres partes (el alimentador de tinta, la boquilla y el plumín de oro) es un ejercicio que garantiza la exactitud de todas las piezas para que no se desplacen, ya que se juntan cuidadosamente. La configuración de la punta del plumín también es un paso exigente y se debe ejecutar con gran precisión y destreza para garantizar la calidad de la escritura y el flujo de tinta correcto a través del plumín.

Esculpidos a mano en oro macizo por maestros artesanos durante un proceso que requiere 35 pasos, cada plumín es el resultado de una perfecta ejecución, así como no poca intuición y una gran paciencia.

El Plumín Personalizado sirve para mejorar aún más el acto ancestral de la escritura. El software Montblanc captura cada característica única de la escritura a mano de un individuo, analizando con precisión extrema la presión de escritura, el ángulo de inclinación, así como el ángulo de oscilación y la rotación del instrumento de escritura. Los datos son interpretados por un experto de Montblanc que recomienda el plumín preciso que se corresponde a las necesidades del cliente.

Estas soluciones personalizadas para plumines no solo revelan la escritura de una persona en su forma más elegante, sino que también intensifican el placer único del deslizamiento de un plumín sobre el papel que mejor pueda experimentarse con una pluma estilográfica.

El Virtuosismo y el Arte del Plumín de Oro Artesanal de Montblanc fue presentado hace 7 días en Venecia como un Métier d’Art. La exposición podrá verse hasta el próximo 30 de enero.

41

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *