Entrevista a Inés Benavides, una interiorista con los pies en la tierra y la mirada puesta en las estrellas

Hoy quiero presentaros a Inés Benavides, una profesional multidisciplinar que compagina su trabajo de interiorismo con el de diseño de muebles. Desde muy joven Inés tuvo claro hacia dónde quería orientar un futuro profesional que le permitiera desarrollar esa parte creativa que sentía en ella. Siendo todavía estudiante de ingeniería, el gusanillo creativo la llevó a diseñar pequeñas joyas. Una cosa llevó a la otra y hoy diseña y fabrica de forma artesanal todo tipo de muebles exclusivos para sus clientes.

¡Buenos días Inés, gracias por permitirnos hacerte esta entrevista! Me vas a perdonar que sea tan directa pero… ¿alguna pasión inconfesable?

(Risas). ¡El diseño y la creación! Adoro explorar las virtudes de los materiales nobles y de las texturas con carácter. Todo lo que me permita desarrollar mi potencial imaginativo me interesa. La primera parte de mi trabajo suele ser muy racional, luego entro ya en modo creativo para, finalmente, acabar volviendo a las raíces, a lo artesanal.

¿De quién has aprendido más a lo largo de tu trayectoria profesional?

Sin duda alguna de la artesanía y de los artesanos. Sin su ayuda y experiencia no me podría haber dedicado a mi gran pasión que no es otra sino el diseño. Gracias a ellos he aprendido a trabajar en sus talleres o en sus forjas con materiales naturales como la madera, el mármol o los metales (hierro y bronce).

¡Anda, qué curioso, yo te hacía más como interiorista!

Bueno, sí, he realizado proyectos de todo tipo como interiorista, desde residencias urbanas a oficinas pasando por espacios comerciales, restaurantes o bares… Mi lema siempre ha sido aplicar mis conocimientos al bienestar. Ese ha sido siempre mi objetivo final. Procuro adaptarme siempre a los entornos.

¿Cuál es tu mejor virtud?

Pues yo creo que la capacidad de integrar todos los aspectos que conlleva un proyecto, desde la parte más técnica (con todo lo relacionado con la arquitectura y la gestión de licencias), hasta la parte más creativa como el interiorismo o el diseño de muebles.

¿Algún sueño?

De pequeña me pasaba la vida mirando el cielo y las estrellas. Soñaba con llegar a trabajar en la NASA. Al final acabé estudiando ingeniería. Lo bueno es que aunque no trabaje en el especio exterior sí que he logrado un entorno profesional donde las matemáticas se combinan y mezclan con el color, lo que me permite lograr ese equilibrio que todos andamos buscando.

¿Qué es lo que más te satisface a nivel personal y profesional?

Pues, sin duda alguna el haber conseguido poder desarrollar mis dos grandes pasiones: la decoración y la creatividad. La misma que me ha permitido dar rienda suelta a todo mi imaginario a través del diseño de esculturas funcionales realizadas mediante técnicas innovadoras. Como interiorista siempre me he caracterizado por la búsqueda de la perfección, por eso el poder crear objetos de manera artesanal y a medida para personas que buscan piezas originales y únicas es lo que distingue mi sello personal.

¿Y lo que más te apasiona?

¡Los retos! Los retos que a diario me plantea mi profesión y los diferentes proyectos en los me veo involucrada. Ahora mismo disfruto horrores diseñando y fabricando obras de arte en forma de muebles exclusivos con materiales eclécticos. Son diseños únicos, con mucha personalidad pero que aportan siempre funcionalidad, y vienen a completar los espacios más exigentes.

¿En qué estás trabajando ahora?

¡En mis Cubbs! Una idea que desarrollé a raíz de ver tirada en el suelo una lata de refresco aplastada. Los cubbs pueden tener diferentes formatos, pueder sen cuadrados, redondos o poligonales en sus formas, y se pueden lacar en 13 diferentes colores intensos y llamativos que van desde el acero inoxidable, blanco, amarillo, pasando por el naranja, rosa palo, rojo hasta el color negro. Son piezas fáciles de trasladar de un sitio a otro, por lo que pueden convertirse en una llamativa mesa auxiliar, en un original asiento o en lo que cada uno quiera.

¿Tienes a alguien que te ayude?

¡Sí, a mi hija Olaya (Beacock)! Olaya ha heredado mi pasión por el mundo del arte, y se desenvuelve sin problemas en este mundo ya que, desde muy pequeña ha vivido en un ambiente creativo, cosmopolita y multicultural. Ha aprendido muy bien lo que significan las palabras evolución, compromiso y satisfacción por el trabajo artístico. Tanto que, desde una edad muy temprana ha manifestado gran destreza en este mundo. ¡Me siento muy orgullosa de ella pues tiene mucho talento!

Nos despedimos de Inés agradeciéndole la amabilidad con la que nos ha atendido.

14

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *