Entrevista a los hermanos Cohen, todo un referente en el sector de la relojería

Esta mañana, a las 11,00 h, tenía una cita en Ibernegocios, una empresa perteneciente a los hermanos Cohen, con quienes coincidí en mi época de estudiante en el Liceo Francés de Madrid.

Había quedado con mi compañero Andrés, a quien hacía la friolera de 34 años que no había vuelto a ver. Habíamos hablado por Facebook y hasta por teléfono, pero nunca nos habíamos vuelto a ver en persona.

AndresCohen

En el portal de las oficinas me esperaba Marta Escudero, que es la ejecutiva de la agencia de comunicación We Know How que se ocupa de su cuenta.

Andrés nos recibió en la puerta y, enseguida me presentó a sus hermanos Jacques y Eric. Tras tomar asiento alrededor de una mesa de juntas en el primero de los tres despachos contiguos, que mantenían abiertas sus puertas, de par en par, para que fluyera bien la comunicación, Jacques – el mayor de los tres hermanos Cohen – hizo de introductor de embajadores, y empezó a contarme la historia de la familia.

CohenBros

Por lo visto, todo comenzó hace ahora 45 años en Tetuán, en la época del protectorado español. Por aquel entonces, su abuelo montó un taller de relojería. Su hijo, es decir el padre de los hermanos Cohen (fallecido hace 3 años) contrajo matrimonio con una joyera, y juntos abrieron y regentaron una joyería multimarca donde también vendían relojes de lujo.

En 1972, toda la familia se traslada a Madrid donde abren la cuarta boutique Cartier de Europa. En el año 1987, la tercera generación de los Cohen funda Ibernegocios. Gracias a esta gran distribuidora de relojes y de joyería, muchas grandes marcas de la talla de Van Cleef & Arpels, Tiffany & Co, Philippe Charriol o Chaumet se van introduciendo en nuestro país.

Andrés intervino en ese momento para apuntar que los tres hermanos parecían haber nacido predestinados para trabajar juntos, pues aunque eran diametralmente opuestos, se complementaban a la perfección.

FreresCohen

Jacques es el CEO de la compañía, Eric es el director comercial y Andrés, además de ocuparse de las finanzas también lleva el peso del departamento de marketing y de todo el tema de las redes sociales, y de la venta on-line.

Mucho expertise y savoir-faire acumulados a lo largo de casi 100 años de tradición familiar, que se ha ido transmitiendo de padres a hijos en pos siempre de la excelencia, lo que les ha llevado a ser todo un referente para las empresas del sector.

De un tiempo a esta parte, debido a las tendencias y a la necesidad de la gente a la hora de innovar se ha ido produciendo un fenómeno desconocido hasta la fecha: la diversificación de grandes marcas del mundo de la moda hacia el mundo de la relojería.

Original

Grandes marcas del mundo del lujo y de la moda como Armani, Salvatore Ferragamo o Versace apostaron por crear divisiones que producían relojes de calidad, en ediciones limitadas o en colecciones cápsulas que se renovaban cada año.

Versace, por ejemplo, creó la división de los Versace Watches, relojes sometidos a la rigurosa premisa que infunde el carácter del Swiss Made que les ha valido el certificado del Control Oficial Suizo de los Cronómetros.

En la actualidad, Ibernegocios distribuye TW Steel, Versace, Bomberg y la recién estrenada Henry London. De esta última nunca había oído hablar, así que les pedí que me contasen más cosas sobre ella.

HenryAugust1886

Jacques me explicó que La historia de Henry Watches comienza cuando una pareja de jóvenes y exitosos diseñadores se dedicó a visitar varios distritos vintage de Londres en busca de inspiración.

En una de sus habituales incursiones al famoso mercado de Portobello en Notting Hill, uno de ellos se encontró con un relój clásico, muy estilizado, fabricado en Suiza. En el reverso del reloj habían grabado: “Henry, Agosto 1965″.

Se trataba de un diseño muy particular, que entraba por los ojos. A pesar del paso del tiempo, ese reloj reflejaba la artesanía y la calidad de tiempos pasados. ¡Justo lo que andaban buscando!

Baselworld

El modelo Henry original sirvió de inspiración para crear toda una colección compuesta por 21 modelos que se presentó en Basilea, y que ha cosechado un rotundo éxito en toda Europa.

Eric apuntó que en España, en tan sólo 3 semanas, habían conseguido situarlo en 70 puntos de venta, teniendo incluso que proceder a su reposición. Se trata de un reloj que me recuerda un montón a uno que solía llevar mi abuelo y que se caracterizaba por ser muy plano y llevar un brazalete de malla milanesa como solía estilarse por aquel entonces.

El reloj es de acero o de acero chapado en oro amarillo o rosa y tiene una caja en cuatro tamaños (25mm, 30 mm, 39 mm y 41 mm), 2 tipos de maquinaria (de cuarzo japonesa o crono) y 3 agujas. Existen 13 colecciones y cada una de ellas ha sido bautizada con el nombre de una estación del metro de Londres.

Grabado

En mi opinión, creo que se trata de una apuesta muy fuerte, con un nombre bonito, fácil de pronunciar en cualquier idioma y con un storytelling precioso con una carga emocional y sentimental que llega directa al corazón.

Todos los relojes tienen un espacio libre en su reverso para poder grabar un mensaje, pudiendo elegirse el tipo de letra y el tamaño.

Aproveché que los tenía a los tres juntos para preguntarles su opinión sobre los relojes inteligentes o weareables. En opinión de Andrés, los nuevos smartwatches en realidad son como terminales del teléfono móvil con funciones limitadas que se llevan en la muñeca y que no permiten ver películas ni vídeos, a parte de que es absurdo ver una peli en una pantalla que del tamaño de un sello de correos

Los fanáticos de estos relojes o las personas con un perfil más techie no son clientes que la industria de la alta relojería vaya a perder, pues rara vez comprarían relojes de estas características – no porque no les gusten, sino por el precio.

HLondon

Los coleccionistas de relojes suizos lo que valoran es la complicación mecánica, y el que son series cortas, añade Jacques. Quien quiere un reloj se compra un reloj (mecánico, de cuarzo, digital, de lujo), y quien quiere un ordenador de bolsillo se compra un smartphone.

Sin embargo, interrumpe Eric, los wearables es una tendencia muy interesante que se percibe como si fuese un accesorio o un complemento de moda por lo que cada vez son más las grandes marcas del mundo del lujo y de la moda los que apuestan por ellos, aunque están trabajando mucho en la estética para que cada vez se parezcan más a los relojes tradicionales.

Jacques termina diciendo que cuando una persona adquiere un reloj clásico no está comprando sólo la hora sino también una emoción, un sentimiento y una pasión. Pasión por cómo están hechos, por lo que representan, por la historia que hay detrás. Ideas que ven reflejadas en el reloj cuando lo miran y que les hace sentirse orgullosos de él. Es como con los coches, apostilla, que hablan de sus orgullosos propietarios; definen la personalidad de quienes los conducen.

HenryLondon

De lo que no cabe la menor duda, comenta Eric es de que en este mercado cambiante lo que ahora prevalece son los relojes económicos. La gente prefiere tener cuatro o cinco, y poder cambiar, a tener un Tourbillon. Antes se valoraba más cómo estaban hechos los relojes, ahora lo que prima es el look. Es como si la materia hubiese cedido su sitio a la estética, pues hay que estar atentos a las tendencias que marca el futuro.

Algo parecido a lo que está ocurriendo con la joyería en la que ya no se encuentra nunca ocasión para lucir los broches o las parures heredadas de madres a hijas desde hace generaciones.

Les pregunté si en Basilea se había notado la crisis, y me contestaron que por supuesto. Que la escuela de maestros artesanos relojeros suizos está envejeciendo, que este tipo de relojes con muchas complicaciones suponen en la actualidad sólo un 1% del mercado, y que en fabricar una sola unidad puede tardarse de 3 a 6 meses, por lo que también resultan cada vez más caros.

Bomberg

Jacques comentó que el mercado ha evolucionado mucho, y que ahora lo más fácil era lanzar nuevas marcas a precios competitivos, pero también dijo que de 100 marcas que se lanzan sólo 1 consigue posicionarse bien. También comentó que los asiáticos, por ejemplo, no aceptaban el chapado hasta que Cartier lo introdujo. El resto de las marcas se vieron obligadas a seguir la tendencia porque el mercado lo exigía.

Lo cierto es que podía haber seguido horas enteras escuchándoles pues si hay alguien que sepa de relojes son los hermanos Cohen, pero como ya les había robado mucho tiempo me despedí de ellos pidiéndoles que posaran para que pudieseis ponerles cara.

Dream Team

Quiero aprovechar la ocasión para agradecer a Andrés que convenciera a sus hermanos para que nos acompañaran durante nuestra charleta entre antiguos camarades de classe.

Sitio oficial | Ibernegocios

4

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *