Entusiasmada con mi nuevo ritual corporal bio a base de manteca de Cupuaçu de Klorane

Cuando selecciono productos para la ducha me fijo siempre en aquellos que tienen propiedades hidratantes únicas. Si a esto se le añade también una agradable fragancia, entonces el ritual de la ducha se convirte en un auténtico placer para todos los sentidos.

El caso es que me he enterado de que en Brasil existe un árbol llamado Cupuaçu del que se saca un aceite que se obtiene prensando sus granas, y que los nativos utilizan esencialmente en los partos ya que tiene la virtud de calmar los dolores abdominales. Pues bien, con ese aceite se elabora también una manteca que posee un poder increíblemente nutritivo para la piel.

Esta manteca, aunque es menos conocida que la manteca de Karité, es sin embargo 1,5 veces más nutritiva, por lo que ha comenzado a exportarse a Japón. Las autoridades locales están procurando por todos los medios promocionar este cultivo para luchar contra la deforestación amazónica (en Brasil se talan 900 árboles cada minuto).

Al cultivar el cupuaçu los campesinos evitan la erosión, regeneran los suelos y consiguen nuevos recursos al desarrollar su cultivo para la exportación. La universidad federal de Para se ha asociado con la Fundación Klorane para que la comunidad de Santa Luzia, que lleva más de dos décadas cultivando el cupuaçu enseñe sus técnicas de reforestación a los habitante de Bela Aurora (una comunidad aislada compuesta por descendientes de esclavos). Este proyecto de agroforestería biológica mejorará la calidad de la producción, y minimizará su impacto medioambiental.

Además, con la manteca obtenida del cupuaçu, los responsables de los laboratorios Klorane han elaborado una crema de ducha que limpia y relipidiza la piel seca o muy seca gracias a su base limpiadora suave y sin jabón enriquecida con agentes altamente nutritivos. Su textura cremosa hace que la ducha sea un verdadero momento de cuidado. Esta crema de ducha desprende una delicada fragancia compuesta por notas de flor de Cupuaçu con acordes de fresa y leche de algodón.

Dentro de esta línea existe también una leche corporal rica en manteca de Cupuaçu – que, como os explicaba al principio es 1,5 veces más nutritiva que la manteca de karité. Esta leche ultraligera y no pegajosa penetra rápidamente, hidratando todo tipo de piel durante 24 horas. Su fragancia Fleur d’Hibiscus ayuda a despertarnos y a cargarnos de energía gracias a sus notas de hibiscus, madreselva y peonía. ¡Una auténtica delicia, que hace bueno el dicho: #FeelGoodActGood!

9
1 Comentario
  • GG
    junio 12, 2018

    Que gozada… deseando probarla!!!
    (900 árboles cada minuto??? Que barbaridad!!!)

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *