Escapada a La Alcarria para ver los campos de lavanda de Brihuega

Siempre había leído que cerca de Madrid, a tan solo una hora y media de distancia, existía un pueblo llamado Brihuega (que pertenece a la provincia Guadalajara) donde es posible disfrutar de espectaculares plantaciones de espliego bañadas por el sol, rodeadas por monte de encinas y quejigares y por plantas aromáticas como el romero, el tomillo o la salvia.

Una zona conocida como el Jardín de La Alcarria a la que se llega por la carretera de Malacuera. Al parecer, a mediados de julio suele celebrarse allí el Festival de la Lavanda. Un festival que consta de dos conciertos que comienzan a las 21:00 h, coincidiendo con el ocaso, en medio de estos campos en flor.

La entrada (70 euros) incluye una butaca de playa donde poder sentarse comodamente para disfrutar de la música y de las estrellas, y un picnic en el que no falta el champán.

El pueblo de Brihuega también es una preciosidad. Las calles se engalan con amplias cintas de colores en blanco y en malva que actúan como improvisados toldos para proteger del sol a los turistas que se acercan hasta la localidad.

Algunos balcones también muestran jardineras con coloridas flores y adornos hechos con tul de color lavanda. Este año, además, han cubierto una de las calles principales de la localidad con una instalación realizada mediantes paraguas morados de los que colgaban flores hechas de tul.

La localidad de Brihuega, con cerca de 1.000 hectáreas de plantación, se ha convertido en un atractivo reclamo turístico. Estos campos de lavandín florecen durante todo el mes de julio, ofreciendo una inolvidable experiencia para los cinco sentidos.

Además del Festival de la Lavanda, en Brihuega también se puede montar en globo para disfrutar del asombroso espectáculo que ofrece la naturaleza desde el aire.

Gracias a la variedad de plantas aromáticas silvestres que se encuentran en estos campos y a la abundancia de agua procedente de sus manantiales y aguas subterráneas que van a dar al río Tajuña, existen muchos asentamientos de colmenas que producen una miel de exclelente calidad.

En Brihuega se puede comer muy bien. El restaurante La Pena Bermeja está enclavado en un entorno precioso, en un parque junto a un castillo medieval del mismo nombre. Allí sirven cocina tradicional con excelentes productos a un precio muy adecuado. Platos de toda la vida, y otros más originales. Excelentes postres.

El restaurante El Alto se encuentra a la entrada del pueblo, junto a la gasolinera. Tiene un amplio parking para poder aparcar. La comida exquisita y a muy buen precio y, si quieres incluso te la preparan como picnic para que te la puedas llevar. Importante reservar pues se pone hasta la bandera.

En medio de este marco incomparable se encuentra también el restaurante La Posada De Jorge, en lo que fue un edificio auxiliar de la Real fábrica de Paños de Carlos III en Brihuega «Jardin de la Alcarria» rehabilitado con mucho gusto.

Con un ambiente muy acogedor se puede degustar los platos típicos de la tierra como cordero Asado, cochinillo, bacalao a la miel de la Alcarria y unos entrantes deliciosos como crujiente de huevo con pisto manchego o lasaña de chipirones (precio medio 35 euros).

Estos campos de lavandín de La Alcarria son el verdadero paraíso de la lavanda en España. ¿Se os ocurre una manera mejor de dar la bienvenida al verano que disfrutando de sus campos en flor?

19

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *