Este año, la Met Gala girará en torno al tema: «About Time: Fashion and Duration», y la película «Orlando» de Sally Potter es quien les ha inspirado

Este año, el Metropolitan Museum of Art de Nueva York cumple 150 años, por lo que la Met Gala que Anna Wintour organiza en él todos los años ha decidido inspirarse en la figura de la escritora Virginia Woolf quien se convertirá en la narradora invisible de la exposición, en torno a la cual gira la Met Gala, a través de algunas citas que aparecen en tres de sus obras para esceneficar el tema elegido: “About Time: Fashion and Duration”.

Cuando contaba treinta años, Virginia se casó con el escritor Leonard Woolf, economista y miembro del grupo Bloomsbury, un judío sin un céntimo con quien compartió un lazo muy fuerte. Pero como ambos estaban en contra de la exclusividad sexual, en 1922 Virginia conoció a la escritora y jardinera Vita Sackville-West (hija de un aristócrata extremadamente rico y de una bailaora de flamenco llamada Paquita) con quien sostuvo una relación amorosa que duró prácticamente una década.

En 1928, Woolf escribió para Vita una biografía fantástica a la que tituló “Orlando”, en la que su protagonista no muere, sino que reaparece de una época a otra, ya sea como hombre o como mujer, abarcando de este modo y simbólicamente tres siglos y ambos sexos. La carta de amor más larga en la historia de la literatura. De esta biografía, se hizo una película dirigida por Sally Potter titulada “Orlando” en la que se ve una escena en la que su protagonista, Tilda Swinton, entra en un laberinto de boj con un vestido a lo María Antonieta, y mientras corre a través de él vemos cómo su ropa se va transformando en un vestido de mediados del siglo XIX a lo Emilie Dickinson, para acabar en otro modelo parecido al que podríamos ver en unos de los bailes de gala del Gatopardo.

Una forma de poner en la palestra conceptos tan poderosos y amenazadores como el concepto de mujer, de femenino y de feminismo. La figura de Virginia Woolf anoréxica, depresiva y bisexual está hoy más presente que nunca, y de muchas maneras, ya que es un referente particular para muchas personas. El haber sido una autodidacta hizo de ella una escritora diferente, poco ortodoxa y académica, su visión de la cultura está muy enraizada en su día a día. Es una autora vanguardista, su prosa es poética, representante de una alta cultura elitista pero terminó por ser muy popular. Virginia era el animal menos político que haya existido, pero ella se veía a sí misma como la gran diosa flamígera del feminismo.

En 1925 Virginia escribió el libro “Mrs. Dalloway”, en el que narra un día en la vida de Clarisa Dalloway. Esta novela escrita con la técnica del flujo de conciencia desarrolla temas como el feminismo, la bisexualidad, y la sociedad imperialista de su época.

De Virginia Woolf existen pocas fotos, quizá la más notoria sea la de los Dreadnought Hoaxers en la que Virginia aparece con barba en el extremo izquierda de la misma dando vida a toda la parafernalia abisinia. Pero del álbum familiar, una de las más bonitas es la de su madre Julia Prinsep Stephen, quien –aunque nació en la India, se trasladó a Londres donde trabajó de modelo para pintores prerrafaelistas-, retratada por Edward Burne-Jones en 1866 como si fuese la princesa Sabra.

Para escenificar el paso del tiempo en la moda, yo veo perfectamente a Lin.Manuel Miranda vestido de abisinio por Nicolas Ghesquière, a Meryl Streep de María Antonieta, a Emma Stone de princesa Sabra, y a Anna Wintour de lo que quiera, que para eso es la anfitriona. Para comprobarlo, tendremos que esperar hasta primeros de mayo que será cuando tenga lugar la gala.

11
1 Comentario
  • Gg
    noviembre 15, 2019

    Nació antes de tiempo…

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *