Francis Kurkdjian presenta sus tarjeteros bicolor enveloppe perfumados con ambar avainillado

Hace un par de años, tres para ser precisa, tuve el privilegio de poder entrevistar en exclusiva al maître parfumeur Francis Kurkdjian. Fue con motivo de la presentación de la exposición «El Arte del Perfume 1889-2014» celebrada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en la que Francis iba a participar como ponente ofreciendo una masterclass.

En aquella ocasión, mientras me presentaba en primicia su último lanzamiento al que había bautizado con el nombre e “À la rose” me estuvo explicando que, al que igual que ocurre con un guardarropa en el que cada prenda contribuye al diseño de un look o de un estilo, sus perfumes revelaban matices olfativos capaces de expresar las múltiples facetas de las que se componía la feminidad. Perfumes que acompañaban cualquier momento o emoción.

Siguiendo con su discurso me explicó que había perfumes esenciales, perfumes fáciles de llevar, perfumes para grandes ocasiones y también los que llamó VIP (Very Intense Perfumes).

Luego, de su maletín sacó unas muestras de cuero de la mejor calidad y me permitió olerlo. Se trataba de un cuero exquisitamente perfumado con el que había mandado hacer a mano unos tarjeteros de vistoso colorido.

Estos preciosos tarjeteros bicolor, fabricados en piel de becerro de la mejor calidad o en cocodrilo, se delizan sobre una funda que puede servir para proteger una agenda, o para guardar los billetes de avión o de tren cuando se viaja, y que una vez ensamblados recuerdan el aspecto de un sobre u enveloppe.

Hoy he podido comprobar con muchísima alegría y satisfacción que aquel proyecto se ha transformado en hermosa realidad. De la complicidad entre el perfumista y los responsables de los talleres Renard en Francia han nacido seis modelos diferentes de tarjeteros y de monederos.

Lo bueno de unir fuerzas y crear joint-ventures es que entre ambos han conseguido hacer revivir esa vieja tradición, casi perdida, de añadir olor al cuero para fabricar guantes o pequeños artículos de marroquinería.

De momento, estos vistosos tarjeteros o twin-sets de cocodrilo liso con el interior de piel de cordero perfumados con acordes de ámbar avainillado (una fragancia que tardará en evaporarse por los menos 3 años) solo se pueden adquirir en las dos boutique que la Maison Francis Kurkdjian tiene en París – una en el Marais y otra en la rue Saint Honoré.

Sitio oficial Maison Francis Kurkdjian

7
1 Comentario
  • Teresa
    septiembre 16, 2019

    Habrá que ir a París para comprarlos! Perfecta la excusa 😉

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *