Gracias a la Fiesta Nacional de Mónaco conocemos a los nietos más pequeños de la princesa Carolina

Desde 1952, la “Fête du Prince”, también llamada “Fête Nationale de Mónaco” tiene lugar cada 19 de noviembre, fiesta de San Rainiero de Arezzo – santo patrón del príncipe Rainiero III.

Una ocasión estupenda para que los monegascos y quienes habitan en Mónaco se reúnan alrededor de la familia principesca para celebrar su identidad y sus tradiciones.

Las celebraciones comienzan en el Patio de Honor del palacio con una ceremonia en la que el príncipe Alberto hace entrega de una serie de medallas y de insignias a destacados militares.

A continuación, sigue la tradicional misa del Te Deum en la catedral de Mónaco. Luego, en la plaza que hay justo delante del palacio, la orquesta de los carabineros del príncipe interpretan una serie de piezas antes de dejar sitio para el desfile militar.

Este año, para conmemorar el centenario del armisticio de 1918, 22 militares han desfilado luciendo el legendario uniforme azul de los “Poilus”. La ceremonia se terminó con un coro formado por militares que entonaron frente al balcón donde estaba reunida toda la familia del príncipe Alberto el canto de guerra “Verdun, on ne passe pas”.

Hoy, hemos tenido ocasión de ver, por primera vez, fotos de los dos hijos de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo. A Francesco (5 meses) lo hemos visto en brazos de su abuela, la princesa Carolina.

Stefano -el hijo primogénito, de un año y medio-, ha visto todo el desfile en brazos de su padre, aunque también ha tenido gestos de ternura con su madre, que se mantuvo en un discreto segundo plano. ¡Un debut en sociedad el de los hermanos Casiraghi Borromeo por todo lo alto!

Para asistir al Día Nacional de Mónaco, Beatrice Borromeo optó por un vestido de terciopelo hecho a la medida de color marrón oscuro debajo de un abrigo de terciopelo en color camel a juego con un clutch de piel de color negro con hebilla de plexiglás del mismo tono, y con unos salones de satén camel adornados con un dibujo de chevrón realizado con tiras de terciopelo negro. Todo de Giorgio Armani Privé. El tocado, tono sobre tono, es de Philip Treacy. ¡La verdad es que es la que más se parece a Grace Kelly!

Por la noche, en el Grimaldi Forum tuvo lugar una velada de gala con la ópera “Sansón y Dalila” compuesta por Camille Saint-Saëns. Una fantástica opera de finales del siglo XIX que no había vuelto a interpretarse en la Ópera de Montecarlo desde 1979, protagonizada por Aleksandrs Antonenko y Anita Rachvelishvili, y los bailarines del Ballet de Shanghai con una coreografía creada por Eugénie Andrin.

Beatrice recicló un vestido, también de Armani Privé, que ya había estrenado a principios de febrero del 2014 con motivo de la boda de Andrea Casiraghi con Tatiana Santo Domingo en Gstaad.

Un vestido de satén de corte Imperio cubierto de tul en tonos naturales, de oro, con mangas transparentes y amplio escote barco adornado con cristales Swarovski, a juego con un abrigo de cachemir con una línea acampanada y cinturón de joyas en los mismos tonos, de la colección Giorgio Armani Privé.

36
1 Comentario
  • Gg
    noviembre 21, 2018

    Ideales los niños.
    Carolina muy mayorcita pero sin perder jamás su elegancia innata…

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *