Gucci abre una joyería en la place Vendôme de París

Con motivo de su primera colección de Haute Joaillerie, Gucci abrió esta semana su primera joyería. Y es en el número 16 de la Place Vendôme, en París, donde la casa ha elegido establecerse. De esta forma, Gucci hace su entrada triunfal en el cenáculo de las grandes joyerías de esta famosa plaza (Cartier, VanCleef & Arpels, Boucheron) con el objetivo de introducir su marca de moda en el mundo del lujo.

Liderada por la visión de su director artístico Alessandro Michele, Gucci ya comercializaba joyas en oro, plata o metal adornadas con esmalte y cristales. La nueva boutique se ha transformado en un elegante y prestigioso estuchito para sus creaciones, con unas piezas cuyos precios oscilan entre los 50.000 y los 800.000 euros.

La colección se presentó el pasado 5 de julio en el Petit Palais de Paris. Al acto acudieron François-Henri Pinault, presidente de Kering, Marco Bizzari, CEO de Guicci y Alessandro Michele.

Titulada «Hortus Deliciarum» -en referencia a la primera enciclopedia latina escrita por una mujer- esta primera colección realizada en Italia consta de 200 creaciones articuladas en torno a tres temas principales: el amor eterno, el reino animal y la soledad. Realizadas en oro certificado, las piezas destacan las piedras preciosas y las piedras semipreciosas multicolores – turmalinas, granates, topacios, berilos, zafiros…., engastadas con una técnica de «simetría discordante» que pretende crear un pequeño hueco entre cada gema.

Esta transacción refleja todo el interés mostrado por Kering, propietaria de Gucci, en el segmento de joyería y alta joyería, cuyo crecimiento anual se estima en torno al 7% anual impulsado por las nuevas y numerosas fortunas asiáticas.

Recientemente, el Hôtel de Nocé, sede histórica de Boucheron, situado en la plaza Vendôme, ha sido objeto de importantes obras de renovación financiadas por Kering, también propietario de la marca.

Tras dos años de crecimiento excepcional del 45% en 2017 y del 37% en 2018, Gucci se ralentizó en el primer trimestre de 2019, mientras que seguía registrando un crecimiento del 20% muy superior al de sus competidores.

La división de relojería y joyería Kering, que incluye, además de Boucheron, las marcas de relojería Ulysse Nardin y Girard-Perregaux, así como las marcas de joyería Pomellato, Dodo y Queelin, es la más pequeña de las divisiones del grupo Kering.

30

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *