Isabel II delega en Meghan Markle el patronazgo de la Royal Variety Charity que protege a artistas ingleses en su vejez o enfermedad

Mientras el mundo hierve comentando los desencuentros entre las mujeres de los hijos de Lady Di, esta mañana la duquesa de Sussex se ha centrado en sus royal duties acudiendo a Brinsworth House en Twickenham desde donde realiza su labor la Royal Variety Charity, una organización que ayuda a aquellos que han trabajado profesionalmente en la industria del entretenimiento y necesitan ayuda.

La fundación se esfuerza por apoyar a todos aquellos que han trabajado subidos en un escenario, y también delante o detrás de una cámara. También administra una residencia de ancianos. De todos es sabido que los artistas pasan largos períodos sin trabajo y que muchos no pueden hacer planes para el futuro.

Lo irónico del tema es que muchos de estos artistas pasan gran parte de su vida laboral recaudando fondos para diferentes organizaciones benéficas, sin pensar demasiado en su propio futuro.

La reina es la principal patrona o benefactora de esta institución, por lo que ha sido una genialidad que haya decidido delegar en Meghan Markle quien llegó a su cita luciendo un vestido blanco con estampado de flores azules perteneciente a la firma Brock Collection, fundada por Laura Vassar y Kristopher Brock.

El vestido en cuestión recuerda un poco a los vestidos bustier, con largo midi, inspirados en el estilo victoriano; está confeccionado en un popeline estampado, lleva manga corta y generoso escote (demasiado primaveral para esta época del año), y responde al nobre de Olilia Floral (precio: 1.164 euros). Para protegerse del frío, la duquesa de Sussex optó por un abrigo de lana de color antracita de la marca Soia and Dkyo.

27
2 Comentarios
  • Gg
    diciembre 18, 2018

    ¿Se llevan mal?
    Es que igual eatan dando demasiado protagonismo a Meghan, ¿no??

    • admin
      diciembre 19, 2018

      Desde que conoció a Guillermo en la universidad, Kate se fue preparando mentalmente para convertirse en futura reina de Inglaterra. Imagino que su madre supo aconsejarla. Meghan, en cambio, ha vivido más. Ha tenido muchos novios de lo más variopintos (el último era un famoso chef), y ha estado casada. Desde muy pequeñita se implicó en la defensa de los derechos de las mujeres, y a través de su blog The Tig estaba acostumbrada a opinar sobre todo (viajes, moda, belleza, gastronomía, política). Para ella debe resultar muy frustrante tener que estar siempre a la sombra de la Royal Family. Hasta su llegada, Kate había logrado convertirse en la mejor amiga de Harry. Junto formaban un trío imbatible. Como es lógico, la presencia de Meghan ha venido a romper ese status quo. Y es lógico que así sea. En realidad, hace poco más de un año que Meghan se fue a vivir a Kensington Palace. Hay que dar tiempo al tiempo para que ponga a todos en el lugar que les corresponde.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *