Jessica Chastain se casa con Gian Luca Passi hijo del Conde de Preposulo en el palacete familiar de Treviso vestida por Alexander McQueen

Después de 5 años de relaciones, la actriz Jessica Chastain contrajo matrimonio ayer sábado 10 de junio con su novio Gian Luca Passi de Preposulo en la villa Tiepolo Passi que la familia del novio tiene en Treviso, cerca de Venecia (Italia).

El novio dejó la dirección de Moncler para fundar Fiol pero fue también durante muchos años director de relaciones públicas de Armani (precisamente fue Roberta Armani quien los presentó en el backstage de un desfile), y es hijo de los condes Passi de Preposulo – una antigua familia bergamasca cuyo historia data del año 973, que comenzó a llamarse Passi cuando en 1307, su antepasado Ottopasso de Preposulo medio para que se hiciese la paz entre güelfos y gibelinos (“aquellos de la paz”).

La familia adquirió Villa Tiepolo durante la primera mitad del siglo XIX. Desde hace ya algunos años, la familia de los Condes Passi de Preposulo se dedica a tutelar y promocionar el patrimonio artístico y arquitectónico relacionado con su villa y el del las otras villas de su localidad. En otras palabras, que para poder mantener sus propiedades celebran en ellas eventos exclusivos, bodas y las alquilan para el cine.

En esta casa antigua llena de historia y de belleza es donde ha tenido lugar la ceremonia que ha unido en matrimonio a la actriz de 40 años y a su guapísimo italiano seis años más joven que la novia.

Jessica lució para la ocasión un romántico traje de novia diseñado por Alexander McQueen, sin hombros, ajustado al talle hasta la cadera y amplia falda confeccionado en una tela brocada en una blanco roto que me ha recordado un poco al que lució Jennifer Lawrence durante aquella famosa ceremonia de los Oscar en los que tropezó al subir las escaleras para recoger su galardón (solo que el suyo era de Dior).

El pelo lo llevaba en un recogido muy estirado del que salía un velo. Apostando por la sencillez extrema, la novia sólo se adornó con su anillo de pedida y con unos discretos pendientes.

Una ceremonia súper blindada de la que sólo se han podido ver fotos captadas por los paparazzi que muestran a los novios casándose en los jardines de la parte posterior de la villa en Carbonera rodeados por los mejores amigos de Gian Luca todos vestidos con trajes azules, camisa blanca y corbata, y zapatos de vestir sin calcetines, luciendo una flor blanca en el ojal mientras rodean a la novia entre bromas y risas.

Entre los invitados a la boda se pudo ver a Al Pacino, Anne Hathaway, luciendo un Valentino de inspiración hippy en tonos fucsias, a su partner in crime Emily Blunt, a Roberta Armani, y a la it-girl italiana Bianca Brandolini que lució un original modelo de encaje color burdeos de Azzedine Alaia perteneciente a la colección otoño 2016 que le dejaba la tripa al aire.

Esa misma noche, los novios y sus invitados se trasladaron un palazzo en Rialto en Venecia donde tuvo lugar una fiesta hasta altas horas de la madrugada. Los novios vivirán en Nueva York en un apartamente delante del Canergie Hall pero tienen previsto pasar largas temporadas en Italia.

3
2 Comentarios
  • GG
    junio 12, 2017

    Una boda de cuento de hadas..,

  • Cobre
    junio 12, 2017

    ¡Qué manera tan sutil de decir eso de bodas, bautizos y comuniones! Por lo demás, ¡espectacular!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *