Joy de Dior, la reinterpretación de la luz en notas olfativas o un perfume que huele a dicha

Cuando han tenido que transcurrir 20 años para que los responsables de Dior Parfums se hayan animado al lanzamiento de un nuevo perfume femenino es porque hasta ahora François Demachy no había dado con una fórmula capaz de expresar ese sentimiento particular que es la alegría, y que algunos afortunados experimentamos cuando nos sumergimos, de repente, en la luz del sol que provoca en nosotros una auténtica promesa de felicidad.

Esa alegría es como una declaración en toda regla de amor a la vida. Pues bien, Joy de Dior es una bocanada de aire fresco que nació – como todas las cosas buenas y sencillas de esta vida -, de un audaz impulso creativo.

Si preguntamos a la gente cómo perciben la luz, probablemente cada uno lo haga a su manera ya que la luz se construye como este perfume a partir de múltiples pinceladas o facetas.

Lo único cierto es que Joy de Dior es una fragancia sin artificios capaz de crear una estela envolvente marcada por la dulzura y la energía que se vive como un todo armonioso y embriagador que se va relevando a medida que va liberando las notas con las que ha sido formulada expresando un sentimiento especial de dicha.

Su frasco sencillo con toques modernos lleva un tapón con efecto espejo bordado de hilo de plata lo que contrasta de forma elegante con el elixir que custodia que es de color rosa. El logo de Dior aparece impreso en el interior del círculo formado por la palabra JOY.

Como ya os adelantaba hace unos meses, la actriz Jennifer Lawrence es quien ha prestado su imagen para la promoción del nuevo perfume.

El fotógrafo Jean-Baptiste Mondino la ha captura al borde de una piscina luciendo una preciosa creación de Maria Grazia Chiuri compuesta por un mini short de satén color crema a juego con un top de organza transparente formando pequeños rizos distribuidos por todo el conjunto. El look se complementa con una sobrefalda de plumetis transparente y con unos peep-toes del mismo tono con tacón de aguja y plataformas.

Las imágenes capturadas por Mondino ofrecen una idea precisa del placer inmediato e infinito que, en algunas ocasiones, experimenta tanto nuestro cuerpo como nuestro espíritu. El resultado es una oda a la vida que expresa goce, dulzura, luz, fuerza y serena plenitud. ¡La quintaesencia del gamour!

Jennifer aparece radiante, con una belleza explosiva y una feminidad de lo más sensual. Su penetrante mirada se confunde con el azul del agua de una piscina bañada por la luz del sol, invitándonos a vivir un instante de profunda dicha y serenidad ¡cómo el nuevo perfume que huele a dicha!

www.youtube.com/watch?v=1CRihg189A&feature=youtu.be

19

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *