Kate Middleton inaugura el nuevo Centro del Fotografía del V&A que ha duplicado su tamaño

Un año después de que la Reina Victoria inaugurara el South Kensington Museum en 1857, rebautizado como Victoria and Albert Museum en 1899, la nueva institución acogió la primera exposición fotográfica del mundo en un museo.

Dado que la fotografía en sí misma era una tecnología emergente y no una forma de arte, fue un movimiento audaz. El V&A se convirtió en el primer museo del mundo en coleccionar fotografías y ahora alberga una de las colecciones más grandes del planeta, con más de 800.000 objetos.

El V&A está aumentando su dedicación a la fotografía con la primera fase de su Centro de Fotografía de 3 millones de libras esterlinas que se inaugurará oficialmente el viernes, duplicando el espacio que antes se dedicaba a esta disciplina. En una segunda fase se duplicará de nuevo su tamaño: una apertura en 2022 se hará con lápiz.

Las sutiles intervenciones del arquitecto David Kohn han restaurado parte de la magnífica Galería del Concurso Nacional de la década de 1860 al tiempo que han insertado elementos inteligentes y contemporáneos que se refieren tanto al espacio histórico en sí como a la historia del medio.

La instalación comienza en la parte superior de la gran escalera este de la V&A, situada debajo de una ventana con vistas al Oratorio de Brompton a través de los árboles, donde hay una serie de cámaras para manejar, desde una reproducción de una cámara oscura de los años 1820 hasta una Polaroid de los años 70. El visitante podrá observar a través de sus visores para experimentar los cambios en el equipo fotográfico la forma en que vemos cambiar el mundo.

Otras 150 cámaras en maletines flanquean la entrada a las puertas del centro propiamente dicho. Una vez que se abren, se le presenta la totalidad de la Galería 100, rebautizada como Galería Berna y Ronny Schwartz, en reconocimiento a la generosidad de la Fundación de la Familia Berna Schwartz, la primera gran defensora del Centro de Fotografía del museo.

Las paredes son ahora de un azul intenso bajo las lunetas, los arcos empotrados pintados en el siglo XIX con escenas que ilustran los logros de la historia del arte. La muestra comienza con la cámara Mousetrap de latón y madera de William Fox Talbot de 1835 montada en su trípode, mientras que en el extremo opuesto, entreverado a través de un par de puertas acristaladas, se encuentra la “carpa oscura” donde se proyectan películas sobre fotografía en bucle.

La carpa ocupa media galería cuadrada que, por lo demás, está pintada de verde intenso. Su forma angular refleja la geometría de la alta claraboya de arriba. En otras paredes hay una estupenda impresión a tamaño completo de Fox Talbot de una ventana en su casa de la Abadía Lacock, y la imagen relámpago de Hiroshi Sugimoto creada por la chispa de un generador Van de Graaff contra el papel fotográfico. Evoca la exclamación del pionero de la fotografía Louis Daguerre: “Me he apoderado de la luz, he detenido su vuelo!”

La colección del museo -de la que sólo se exhibe un pequeño porcentaje- fue ampliada enormemente por la reciente transferencia de los fondos de la Real Sociedad Fotográfica del Museo de las Ciencias a la V&A. Antes de esto, la colección del RPS se encontraba en Bradford y su regreso a Londres por el Museo de las Ciencias fue ampliamente denunciado como vandalismo cultural.


El V&A no fue el culpable de la mudanza y acaba de gastar 80 millones de libras esterlinas en Dundee con más por venir en V&A East en Stratford. Si hay críticas a su nuevo Centro de Fotografía es que, aunque cuadruplicado en tamaño, el espacio disponible es demasiado pequeño.

Tras su llegada en solitario en el que ha sido su segundo compromiso de trabajo en tan solo dos días, Kate Middleton volvió a deslumbrar enfundada en su vestido de tweed gris de la marca Erdem, con el cuello barco, botones en la parte delantera y adornado con un cinturón de grosgrain color púrpura. El look lo completó con un par de salones de terciopelo de Jimmy Choo y con un bonito par de pendientes de cristal y perlas.

Después de haber sido recibida por la directora del centro, Kate que en su día estudió historia del arte en la universidad, se dedicó a descubrir los tesoros de esta colección que custodia fotografías que datan del siglo XIX.


20
1 Comentario
  • Gg
    octubre 12, 2018

    Tan impresionante el museo como ella…

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *