Koons reconfigura el famoso Monogram de Louis Vuitton con sus propias iniciales

Louis Vuitton siempre se ha implicado mucho en el terreno artístico a través de una serie de colaboraciones con los artistas más influyentes de nuestra época. En esta ocasión la joint-venture ha sido con el artista neoyorquino Jeff Koons quien ha reinterpretado los bolsos más icónicos de la marca dando vida a una colección en edición limitada que se pondrá a la venta el próximo 28 de abril.

Stephen Sprouse, Takashi Murakami, Richard Prince, Yayoi Kusama, Cindy Sherman, James Turrell, Olafur Eliasson y Daniel Buren, entre otros, han realizado para Louis Vuitton obras de arte, nuevos productos o decorados para desfiles, ampliando el papel de la marca como mecenas y comisario y creando nuevos caminos para que el público pueda disfrutar del arte. Esta relación culminó en 2014 con la apertura de la Fundación Louis Vuitton en París, diseñada por Frank Gehry.

En esta nueva colaboración, Louis Vuitton está trabajando junto al artista Jeff Koons para crear una nueva línea de bolsos y accesorios que se pondrá a la venta el próximo 28 de abril.

Reconocido como una de las figuras más importantes del panorama artístico contemporáneo, para esta colección Koons ha recuperado el imaginario presente en su serie de pinturas de gran formato “Gazing Ball” –reproducciones a gran escala pintadas a mano de obras clave de los grandes maestros clásicos.

Sus recreaciones de Da Vinci, Tiziano, Rubens, Fragonard y Van Gogh se han transportado a algunos de los bolsos icono de la firma. Traspasando los límites de su propio savoir-faire, Louis Vuitton ha empleado la tecnología más puntera y su artesanía maestra para reproducir fielmente los cuadros sobre la lona de los bolsos.

De este modo, Jeff Koons – una de las figuras más emblemáticas del arte contemporáneo, ha asociado imágenes extraídas de su serie “Gazing Ball Paintings” – grandes reproducciones pintadas a mano de obras de grandes maestros de las pintura -, a modelos de bolsos muy conocidos de Louis Vuitton.

Sus reinterpretaciones de grandes obras han sido reproducidas sobre el Speedy, el Keepall o el Neverfull.

Además, Koons ha reconfigurado el famoso Monogram de Louis Vuitton con sus propias iniciales, lo que representa un hito histórico para la Maison, que nunca antes había permitido cambio de forma alguno en su reconocido emblema.

Algunos elementos de este nuevo monograma han sido realizados en metal por Louis Vuitton e incorporados al exterior del bolso, al igual que la propia firma de Koons. Cada bolso lleva una etiqueta con la forma del famoso conejo inflable de Koons – uno de los motivos más repetidos en los más de 40 años de carrera del artista –, mientras que en el interior se han grabado la biografía y el retrato de cada maestro clásico.

El precio de los bolso va desde los 2.650 euros del Wallet on Chain, pasando por los 2.800 euros del Speedy 30, los 3.200 del Neverfull a los 4.000 euros del Keepall, mientras que los foulards cuestan 1.460 euros y el charm del conejito 585 euros.

El lanzamiento de la nueva colección en edición limitada al que se ha etiquetado con el hashtag #LVxKoons representa el primer acto de la colaboración entre Louis Vuitton y Jeff Koons, y se presentó durante un evento celebrado en la Salle des Etats del museo del Louvre de París seguido de una cena de gala.

Evento al que asistieron además de Bernard Arnault y su hija Delphine, celebrities de la talla de Jennifer Aniston y Justin Theroux, Michelle Williams, Léa Seydoux y Miranda Kerr entre otros quienes posaron para la posteridad frente al objetivo del gran fotógrafo Patrick Demarchelier.

Próximamente se irán anunciando nuevos capítulos para este proyecto en curso, que celebra las posibilidades de conexión entre diferentes momentos de la historia del arte.

Sitio oficial Louis Vuitton

5
2 Comentarios
  • GG
    abril 17, 2017

    Desde luego son auténticas obras de arte, pero los encuentro un poco excesivos… no???
    De verdad el Charm de conejito cuesta 586€??? Madre mía…!!!

    • admin
      abril 18, 2017

      En realidad, el único mérito de estos bolsos es que los de Louis Vuitton han sido capaces de adaptar sus máquinas de estampado para que puedan reproducir cualquier dibujo y no solo su famoso Monogram. El resto es puro marketing.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *