La colección Méditerranée de Chanel, para rememorar los primeros baños de sol en la Riviera

«La moda está en el aire, es el viento quien la trae. La presentimos, la respiramos, está en todas partes, afecta a las ideas, a las costumbres, a los acontecimientos«.

Estas declaraciones no son mías, ¡qué más quisiera yo! Son de Coco Chanel, una mujer que no sólo cambió la forma de vestir de las mujeres, sino que también las animó a descubrir sus rostros al sol y al viento, a llevar pantalones, el pelo corto a lo garçonne, y hasta pasearse por la vida con un cigarrillo en la boca, si eso les apetecía.

Baindesoleil

Esta energía renovada y su pasión por los espacios abiertos, por el deporte, por el mar es la que ha inspirado la nueva colección de maquillaje para la próxima temporada estival a la que han titulado, como no podía ser de otra forma, Méditerranée.

Cuando llegaba el buen tiempo, Gabrielle Chanel y sus amigos – entre los que se encontraban artistas de la talla de Picasso -, se acostumbraron a coger un trenecito – conocido como le Train Bleu -, que unía el norte de Francia con la Côte d’Azur.

Mariniere

Escaparse hasta la Riviera francesa era una de las actividades preferidas de la diseñadora. Allí, frente al Mediterráneo, la diseñadora empezó a tomar el sol en traje de baño.

Hasta entonces, las mujeres pertencientes a la buena sociedad debían exhibir una tez de porcelana, ya que el bronceado era un signo distintivo de las mujeres trabajadoras. Bajo el cielo añil de la Costa Azul, se dejó fotografiar vistiendo una marinière con las manos en los bolsillos de un pantalón, en una actitud decididamente alejada de los tradicionales códigos de la feminidad.

Flotadores

En estas viejas fotografías de archivo que he podido encontrar se la puede ver con la piel bronceada, en una actitud relajada lejos de París y de la rue Cambon.

Días felices que han inspirado una preciosa colección de maquillaje que nos ayudará a prolongar el recuerdo de esas escapadas a los lugares de playa gracias a unas tonalidades vibrantes, repletas de luz que parecen haberse sumergido en el azul del mar.

Esmaltes

Las sofisticadas y modernas mujeres que siguiendo el ejemplo de Mademoiselle Chanel se animaban y descubrían la Riviera en aquellos años, presumían luego todas al volver a París de una tez dorada por los rayos del sol, afirmando así una nueva forma de ser más natural.

Con los polvos iluminadores Lumière d’Èté, aplicándolos mediante ligeros tapoteos, conseguiremos que nuestra piel resplandezca al crear un ligero velo sobre el rostro con reflejos dorados y un acabado satinado, que atrapará la luz dirigiéndola hacia nuestros pómulos y también, ¡por qué no! hacia nuestro escote si así lo deseamos.

Sombras

A lo largo de las escarpadas costas de la Riviera francesa, salpicadas de plantas y de flores silvestres, las rocas brillantes se sumergen en las aguas turquesas. A imagen de esta estampa, nuestras uñas también pueden reflejar los vibrantes colores del verano. Marrón, azul mediterráneo, rojo amapola y color lavanda, cuatro tonalidades audaces para dejarnos llevar por ese delicioso viento de libertad que solía embriagar a Coco cuando pisaba estas costas.

Labiales

Este verano el Rouge Coco Shine se vuelve más fresco y espontáneo que nunca al variar la intensidad de su paleta. La nueva colección propone tres tonos luminosos y semitransparentes con reflejos dorados y cobrizos como gotas de sol. ¿Cuál os gusta más el rosa suave con reflejos de oro, el marrón cobrizo o el rojo amapola delicadamente dorado? Creo que yo ya he elegido, este verano apuesto por el Insoumise, que para eso es de un precioso rojo coral.

Sitio oficial | Chanel
En Totum Revolutum | La colección gafas Bijou Couture 2015 de Chanel

0

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *