La Familia Real Inglesa apiñada en el balcón de Buckingham Palace para saludar los colores de la bandera

Como cada año, el segundo sábado del mes de junio, la familia real inglesa se ha dado cita en Buckingham Palace para asistir al desfile Trooping the Colour. Esta parada militar a cargo de los Horse Guards sirve también para celebrar el cumpleaños oficial de Isabel II. Un evento muy importante que permitirá que podamos verlos reunidos, todos juntos, en el balcón de Buckingham Palace.

Todo preparado para que de comienzo en The Mall, la Horse Guards Parade o el desfile de cumpleaños de la reina 2019. Como es costumbre, Isabel II recibirá el saludo real por parte de los Grenadier Gds antes de asomarse al balcón del Palacio de Buckingham, con el resto de la Familia Real, para ver la exhibición aérea. Por lo visto la Household Division lleva semanas ensayando para este desfile en el participarán 1.450 soldados pertenecientes a la Household División y a la King’s Troop Royal Horse Artillery además de bandas formadas por 400 músicos dirigidos por el Duque de York quien, recientemente, ha sido nombrado coronel de esta división.

Los infantes de la familia real solo aparecen en público en raras ocasiones como matrimonios o misas de Navidad. El Trooping the Colour (El saludo a los colores de la bandera) también nos permite comprobar cómo han crecido de un año para otro. Eso, gracias a un pequeño taburete sobre el que se encaraman para no perderse nada del desfile.

Este año, además de los tres hijos de los duques de Cambridge, y de Savannah e Isla Phillips, hemos podido volver a ver a Meghan Markle quien desde el nacimiento de su hijo Archie el pasado 6 de mayo está de baja por maternidad. La duquesa de Sussex ha anunciado que en vez de 6, se tomará solo 3 meses de permiso con el fin de regresar al trabajo lo antes posible.

Este año, el saludo a los colores de la bandera desde el balcón de Buckingham Palace ha quedado bastante deslucido. La reina se ha visto flanqueada a su derecha por el príncipe de Gales, a su izquierda por el duque de York, a su espalda por la princesa Ana y su marido, las hijas del príncipe Andrés y no sé quien más. El efecto era que parecían sardinas en lata. Meghan Markle ha quedado prácticamente arrinconada.

Los más listos han sido los duques de Cambridge y sus hijos que han preferido separarse un poquito del nucleo duro. Gracias a lo cual los hemos podido ver bien. Kate ha vuelto a confiar para la ocasión en Sarah Burton de Alexander McQueen, y Meghan en Clare Waight Keller de Givenchy. De los tocados se ha encargado el sombrerero Philip Treacy. Los niños de los Cambridge iban todos ideales luciendo moda española gracias a la influencia de su nanny María Teresa Turrión Borrallo.

16

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *