La Fundación Louis Vuitton presenta una doble exposición que no debes perderte: “Jean-Michel Basquiat-Egon Schiele”

Del 3 de octubre al 14 de enero de 2019, la Fundación Louis Vuitton presentará a dos pintores que fascinan por su deslumbrante e intenta obra: Egon Schiele (1890-1918) y Jean-Michel Basquiat (1960-1988).

A través de una selección de unas 250 piezas seleccionadas de entre sus excepcionales obras, la Fundación Louis Vuitton escenificará la trayectoria de dos artistas que fueron, y siguen siendo, considerados por muchos como dos profetas del arte, cada uno de ellos con un virtuosismo propio y de lo más extravagante.

En menos de una década, estos dos pintores llegaron a convertirse en grandes figuras del arte del siglo XX. Schiele en la Viena del 1900, convertida en la capital del Imperio Astro-Húngaro y centro intelectual y artístico de primer orden. Para Basquiat, la Nueva York de principios de los 80 con la vitalidad de su escena underground, su cultura urbananita y sus consideraciones artísticas y de identidad.

Las obras seleccionadas de Egon Schiele son principalmente dibujos que provienen de colecciones privadas. Indisociable del espíritu vienés de principios del siglo XX, la dimensión trágica e íntima de su obra la eleva a uno de los niveles más altos del expresionismo.

Influenciado por Gustav Klimt, Schiele siguió inicialmente un estilo en el que la ornamentación jugó un papel importante, y luego practicó un diseño más caótico, torciendo y amputando cuerpos que dibujaba con la expresión frontal del deseo y el sentimiento trágico de la vida. En tan solo diez años (murió de gripe), Schiele produjo unos 300 cuadros y varios miles de dibujos.

La obra de Jean-Micel Basquiat se ha repartido en los cuatro niveles que ocupa la fundación Louis Vuitton. La exposición recorre de forma cronológica toda su trayectoria centrándose en sus obras más decisivas. Incluye composiciones nunca antes vistas en Europa y pinturas de su primera época.

Su obra, aunque resulta muy viva, está invadida por esqueletos y calaveras como si observara en cada ser humano a un muerto en potencia. Su prematura muerte en 1988 interrumpió una obra muy prolífica que, en tan solo una década, llegó a generar más de mil pinturas y dibujos.

Estas dos exposiciones forman parte de una de las cuatro líneas de la Colección de la Fundación Louis Vuitton, la de la visión subjetiva y expresionista de dos singulares artistas.

Con Egon Schiele es la primera vez que la fundación dedica una monografía a un artista histórico. También es la primera vez que ofrece una exposición de esta magnitud a un artista como Jean-Michel Basquiat demostrando, una vez más, su compromiso y deseo de ofrecer creaciones contemporáneas desde una perspectiva histórica.

14

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *