La infanta Cristina acude a Mónaco para inaugurar la exposición «Dalí, una historia de la pintura»

Coincidiendo con el 30 aniversario de la muerte del artista, y continuando con las grandes monografías de artistas del siglo XX presentadas en el Grimaldi Forum Monaco (SuperWarhol en 2003, Festival Picasso de Mónaco en 2013 y, más recientemente, Francis Bacon, Mónaco y la cultura francesa en 2016), la exposición del verano de 2019 estará dedicada a «Dalí, una historia de la pintura» (del 6 de julio al 8 de septiembre), comisariada por Montse Aguer, directora de los museos Dalí.

Esta retrospectiva es posible gracias a la colaboración de la Fundació Gala-Salvador Dalí. La exposición fue presentada a la prensa el pasado 5 de julio por la comisaria de la misma, Montse Aguer. Al día siguiente, el príncipe Alberto presidió una cena de gala con motivo de la inauguración de esta exposición. A la misma asistieron la infanta Cristina en su calidad de miembro del patronato de la Fundación Gala-Salvador Dalí, Jordi Mercader presidente de la misma, y Juan Manuel Sevillano, director ejecutivo de la fundación.

La exposición «Dalí, una historia de la pintura», ofrece al público un recorrido excepcional por la producción artística de Dalí. La selección incluye pinturas, dibujos y fotografías de 1910 a 1983 y permite descubrir las diferentes etapas de la creación del artista. No sólo ofrece una visión retrospectiva de la obra de Dalí, sino que también revela cómo el propio pintor pasó a formar parte de la historia de la pintura del siglo XX.

El público podrá así descubrir las diferentes etapas de su creación y reconocer la huella de los diferentes pintores que influyeron en él y a los que rinde homenaje. Tras las primeras experiencias, se pondrá de relieve una constante en la creación del artista, la del paisaje y la vanguardia europea, es decir, el impresionismo, el cubismo, la pintura metafísica y la abstracción.

El capítulo de Dalí en el universo surrealista presenta pinturas excepcionales como La memoria de la mujer-niño de 1929, El espectro del atractivo sexual o Elementos enigmáticos en un paisaje de 1934. El corpus de pinturas surrealistas seleccionado para esta exposición muestra el aspecto específico de Dalí al movimiento de André Breton. Ya sea el método paranoico-crítico, un sistema inventado por Dalí para manifestar lo invisible a través de un delirio controlado de la mente o la aplicación de la doble imagen, es el ADN del artista el que descifra su pensamiento y constituye su verdadera contribución al surrealismo.

Bajo la influencia de Gala, en las décadas de 1940 y 1950, Dalí se dedicó a la observación del clasicismo en sus pinturas, más bien a través de obras de artistas renacentistas. El punto culminante de esta pasión por la cultura clásica se encuentra en su producción literaria y, en particular, en 50 secretos mágicos de la pintura, su verdadero tratado de pintura publicado en 1948.

Poco después, en 1951, Dalí reiteró su admiración por el Renacimiento, el clasicismo y la pintura religiosa en el Manifiesto Místico. Este fue el comienzo de un nuevo período de creación: el misticismo y la energía nuclear. Dalí muestra una asombrosa capacidad de anticipación y es capaz de combinar tradición e innovación. Se interesa por la ciencia, la tercera dimensión y los efectos ópticos que dan lugar a sus pinturas estereoscópicas.

En la última etapa de su creación, en los años 80, Dalí ya estaba enfermo, su pintura estaba marcada por la evocación y la reflexión sobre la muerte, la inmortalidad y su pasión por la pintura.

Un último capítulo estará dedicado a la influencia de los grandes maestros de la historia del arte en la concepción artística de Dalí. En 50 Secretos mágicos para pintar, Dalí publica un cuadro con un análisis comparativo de los pintores más notables de la historia del arte. En su clasificación, Vermeer de Delft, Raphael, Velásquez, Leonardo da Vinci y Picasso son los pintores más valorados.

Hasta la fecha, la selección incluye un centenar de obras: pinturas, dibujos y fotografías, principalmente de la Fundación Gala-Salvador Dalí de Figueres y del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

28

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *