La nouvelle allure Haute Couture de Chanel para la primavera del 2018

Karl Lagerfeld ha querido rendir homenaje a los jardines de estilo francés del siglo XVII recreando uno de ellos bajo la bóveda del Grand Palais de París. En él, las fuentes, y los estanques en medio de grandes extensiones de césped comparten espacio con reposteros que reposan delante de pórticos y galerías de madera formando celosía.

Como en un soleado parque, los invitados al desfile Chanel Couture primavera-verano 2018 se sentaron en unos improvisados bancos de madera envejecida en dónde, además de un cartelito con su nombre, les esperaba el Press-Kit y un regalito.

La joven modelo Luna Bijl, la elegida por Karl Lagerfeld para protagonizar la campaña de esta colección, abrió el desfile con un tailleur de tweed rosa tirando a granate. Si os fijáis bien notaréis como la icónica chaqueta de este conjunto presenta ahora una línea ligeramente trapezoidal, mostrando unos hombros romos y dos discretos bolsillos delanteros en los que, en ocasiones, se deslizaban las manos de la modelo.

Estos bolsillos muestran la nueva actitud presente en esta colección Couture diseñada por Lagerfeld. La falda estrecha presenta dos aperturas laterales de líneas curvadas que recuerdan los cortes redondeados del plastrón de la chaqueta. El conjunto se completa con unos botines haciendo juego bordados con perlas y paillettes.

Las flores, declinadas en estampados, bordados o encajes aparecen diseminadas por toda la colección. Bouquets de anémonas, pétalos de glicinias y de claveles se asocian a las tradicionales camelias que forman parte del ADN de la marca.

Strass vegetales, encajes florales acentuados con cristalistos Swarovski, bordados y otras plumas florales adornas los tops y los vestidos de noche.

Las faldas con volantes de tul o plumas parecen corolas a punto de florecer. Pétalos multicolores en tonos acuarela aparecen estampados sobre faldas largas, fluidas y ligeras.

Ligeros vestidos con mangas globo confeccionadas con plumas dibujan siluetas aéreas. Los bustiers envueltos en un velo bordado con flores contrastan con la ligereza de las plumas de las enaguas que flotan al ritmo de los pasos de las modelos.

Las voilettes realizadas por la Maison Michel y por los ateliers Lemarié accesorizan la mayoría de las propuestas de esta colección.

Karl Lagerfeld también ha reinventado el vestido de novia tradicional transformándolo en unos pantalones y en un chaleco, propios del smoking masculino, cubriéndolos con una capa con miles de plumas blancas. Un arriesgado juego de los códigos masculino/femenino en el que tampoco falta una pajarita blanca para acabar de rematar el conjunto.

Viendo todas estas maravillas se entiende perfectamente que Lagerfeld diga que la alta costura representa el lujo extremo. Que se trata de perfección pero además con una personalidad única, y tiene mucho que ver con la paciencia.

Sitio oficial Chanel

6
2 Comentarios
  • GG
    enero 24, 2018

    Maravillosa colección y presentación en un «marco incomparable»…

  • Cobre
    enero 24, 2018

    Precioso todo en Chanel

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *