La princesa Mary de Dinamarca se sube al Shinkansen para visitar uno de los jardines más bonitos de Japón

Con el fin de celebrar 150 años de relaciones diplomáticas entres sus dos países, los príncipes Mary y Fedérico de Dinamarca (de 45 y 49 años respectivamente) están realizando una visita de estado de 4 días de duración a Japón. Los príncipes herederos de Dinamarca fueron recibido por el emperador Akihito y por su mujer Michiko con quienes compartieron un agradable almuerzo.

El pasado viernes 9 de octubre, segundo día de la visita real a Japón de los príncipes herederos de Dinamarca, estos visitaron la ciudad de Kanazawa. Para llegar hasta ella, viajaron a 500 km por hora en el Shinkansen, el famoso tren de alta velocidad.

Parando para visitar el jardín de Kenrokuen que es uno de los tres jardines más grandes que existen en Japón designado por su belleza escénica como uno de los sitio nacionales de Japón.

Este jardín es famoso en todo el mundo por su belleza en cualquier época del año; en él se combinan los atributos para lograr un jardín perfecto: el espacio, lo artificial, lo antiguo, los canales de agua y los panoramas.

En él se puede ver también la fuente más antigua de Japón que funciona mediante la presión natural que se produce por la diferencia entros los dos niveles de los lagos que la surten de agua.

Después de la visita a este jardín, el príncipe heredero Federico y su mujer Mary visitaron la exposición “Everyday Life – Signs of Awareness” (Vida Cotidiana – Señales de sensibilización). Se trata de una exposición de diseño y de artesanía danesa que expone sus obras por primera vez en un museo de arte contemporáneo de Japón, el 21st Century Museum for Contemporary Art.

En total se podrán ver expuestas 130 piezas de diseño danés. El príncipe Federico aprovechó su visita para anunciar que su país ofrecería 5 bolsas de viaje a artistas japoneses para estudiar el arte y el diseño danés.

Para la ocasión, la princesa Mary lució un veraniego vestido de encaje calado de guipur firmado por la diseñadora londinense Alice Temperley en color blanco a juego con unos salones en color azul cielo y con unos pendientes de aguamarinas. La mujer del príncipe Federico se recogió el pelo y se lo adornó con una orquidia del mismo tono blanco. El vestido me ha recordado un montón a los resultados que obtienen los Paper Art Artists con la ayuda del láser. Un modelo que cuesta 1.295 euros.

4
2 Comentarios
  • Cobre
    octubre 10, 2017

    Qué bonito es el jardín japones!

  • GG
    octubre 10, 2017

    Maravilloso Jardín y maravilloso vestido!
    Ella si que es una princesa…

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *