La reina de Inglaterra muy bien escoltada por los Fab Four durante el Commonwealth Day

Hoy, lunes 12 de marzo (segundo lunes de este mes) los ingleses festejan su famoso Commonwealth Day. Una celebración en la que todos los años participa la reina Isabel II en su calidad de jefe de la misma, y que consiste en un servicio religioso celebrado en la Abadía de Westminster en Londres.

Antes de ver y escuchar el mensaje grabado por la reina, ofrecido por las distintas cadenas de televisión que se han encargado de difundirlo a lo largo y ancho de este mundo, hemos podido ver a su Graciosa Majestad acompañada por el príncipe de Gales, la duquesa de Cornualles, los duques de Cambridge, el príncipe Harry y Meghan Markle, el duque de York, la condesa de Wessex, y el duque de Gloucester acudiendo al servicio religioso.

De este modo, Meghan ha participado en su primer acto público junto a la reina luciendo un abrigo color crema de la marca Amanda Wakeley a juego con una divertida boina ladeada firmada por el sombrerero Stephen Jones encima de un traje con escote en V de color azul de la misma diseñadora. En la mano, llevaba un clutch azul modelo The Darley de la marca Mulberry. Todo un hito, ya que hasta la fecha, ningún miembro de la familia real que no hubiese pasado antes por el altar podía asistir a este tipo de eventos.

Pero es que con Meghan, ¡llegó la revolución a Buckingham Palace! Acabamos de saber que los futuros novios han invitado a 2.640 personas al recinto del castillo de Windsor para poder ver su llegada y también la de sus invitados a la boda. Pero no solo, pues también podrán ver la capilla y la procesión de carruajes a la salida de la ceremonia.

Entre los invitados a la boda, 200 personas representarán a ONG y asociaciones benéficas con las que los novios mantienen estrechas relaciones. También asistirán 100 alumnos de escuelas locales (los novios han insistido en que sean escogidos entre una amplia gama de orígenes y edades, incluyendo a jóvenes que hayan demostrado un fuerte liderazgo al servicio de sus comunidades), a lo que habrá que añadir 610 invitados pertenecientes a la comunidad de Windsor y 530 miembros de casas reales.

Este es el último acto al que va a asistir Kate Middleton. A partir de ahora, en su agenda no están apuntados más eventos hasta el nacimiento de su tercer hijo. Meghan ha pedido a Kate Middleton que sea su dama de honor, y el príncipe Harry ha pedido a su hermano que sea su testigo durante el gran día. Está previsto que Kate salga de cuentas sobre el 23 de abril, con lo cual para el 19 de mayo ya estará recuperada para poder desempeñar el papel que le ha encargado su futura cuñada. El príncipe George, la princesa Charlotte e Ivy, la hija de la estilista Jessica Mulroney, y mejor amiga de Meghan, serán los encargados de llevar las arras.

Después de haber sido arrestado y juzgado el pasado mes de enero por haber amenazado a su novia Darlene Blount con una pistola, y por haber concedido algunas entrevistas en las que no ha dudado en afirmar que las declaraciones realizadas por el príncipe Harry después de las fiesta de fin de año resultaban chocantes y muy tristes, Thomas, el hermanastro de Meghan Markle no ha sido invitado a la boda.

El príncipe Harry explicó a la prensa que su novia había sido invitada a todas las festividades navideñas dentro de la familia real inglesa a pesar de no estar todavía casados porque en realidad Meghan nunca había podido disfrutar de una auténtica familia. También aseguró que Meghan formaba ya parte de su clan, y que su familia se había convertido en la familia que Meghan nunca tuvo.

También se ha sabido que Meghan se ha tenido que someter a una serie de ejercicios dirigidos por un equipo formado por las fuerzas especiales británicas para saber cómo reaccionar frente a situaciones de crisis como por ejemplo un intento de rapto.

Al parecer en el simulacro se utilizaron balas reales para que Meghan fuese capaz de reconocer el ruido que hacen. También le han enseñado a negociar con sus posibles raptores en vez de intentar escapar. Finalmente, también la han enseñado a defenderse por si se diera el caso de que su guardaespaldas fuese abatido y tuviese que defenderse ella misma. Al parecer, todos los miembros de la familia real han tenido que realizar estos entrenamientos.

Quedan prácticamente dos meses para la boda del año. ¡Empieza la cuenta atrás!

6

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *