Esto es lo que ha dado de sí la visita de tres días de los Sussex a Marruecos

La primera imagen de los Sussex en Casablanca, nos permitió ver a Meghan Markle -recién llegada de su escapada a Nueva York-, vestida de rojo por obra y gracia de Valentino (who else?). Era como si The Lady in Red hubiese querido matar dos pájaros de un tiro: por un lado, rendir un merecido homenaje a la bandera de Marruecos y, por otro, utilizar este atuendo como si fuese un capote lleno de simbolismo como queriendo decir: «¡Al toro, por los cuernos!». El rojo, ademas de favorecerla un montón, es un color que transmite fuerza y pasión. Toda una declaración de intenciones de parte de la mujer del príncipe Harry. Además, el modelo pertenece a ¡la colección Couture primavera-verano 2013!

A su llegada, los duques de Sussex fueron presentados formalmente al príncipe heredero de Marruecos Moulay Hassan. Durante la cena, Meghan Markle se interesó mucho por el trabajo que se está haciendo en Marruecos para promover la educación de las niñas, empoderar a los jóvenes y apoyar a los niños de orígenes desfavorecidos.

A la mañana siguiente, pudimos disfrutar de unas preciosas fotos realizadas por Gerard Wagemakers que forman parte de una campaña que invita a la gente a unirse al proyecto justgiving.com para que más niñas que residen en las zonas más pobres del Atlas de Marruecos (hasta ahora hay 71) puedan recibir una educación. Allí, las amistades que hacen las niñas se vuelven tan valiosas como la educación que reciben. ¿Quién se anima a nutrir nuevos talentos? La ayuda es para construir y administrar nuevos internados para que las niñas de las aldeas rurales puedan continuar su educación más allá de la primaria. Se les proporcionará camas, duchas calientes, 3 comidas al día y acceso a libros y a ordenadores.

Para celebrar su embarazo, siguiendo una tradición marroquí, Meghan Markle aceptó de buen grado que Samina – una joven estudiante que vive en uno de los internados de la organización @EFAMorocco-, le pintase con henna una flor en su mano izquierda. Un tatuaje efímero que desaparecerá tras varios lavados (no dura más de una semana) y que simboliza el estado civil de las mujeres. Se trata de un proceso lento que necesita secado para que quede bien. Esta flor simboliza alegría y felicidad, y el origen de una nueva vida junto a otra persona o el comienzo de una vida que está por llegar (se suele realizar durante el séptimo mes de embarazo).

Ya por la noche, vimos a los Sussex llegando a la recepción organizada por @TSAReilly, el embajador británico en Marruecos. Para la ocasión, Meghan Markle se decantó por un kaftan de georgette de seda color champán diseñado por Maria Grazia Chiuri para Dior a juego con unos salones y un clutch rígido de satén adornado con una abeja también de Dior. Un modelo que me recordó un montón a otro burdeos lucido por Máxima Zorreguieta en una recepción de La Haya en febrero de 2017, justo después de que la Chiuri hubiese dejado Valentino para empezar a trabajar en Dior.

Allí fueron recibidas por las dos hijas del embajador quienes hicieron entrega a la duquesa de Sussex de dos ramilletes flores recogidas por ellas mismas de su jardín. El príncipe Harry les preguntó si vivían en esa casa de Rabat durante todo el año, y si tenían que organizar y asistir a muchas recepciones como las de esa noche. Mientras al entrar en la residencia del embajador Meghan y Harry se lavaron las manos con agua de flor de naranjo, como manda la tradición, las hijas de los embajadores comentaron a sus padres lo que habían hablado con los duques de Sussex.

Para finalizar su Royal Visit de tres días a Marruecos, los Sussex asistieron a una audiencia en la residencia privada de Mohammed VI. A su llegada, entregaron en mano al rey una carta de la reina Isabel II. A la recepción que siguió a la audiencia, acudieron también las hermanas del rey de Marruecos, la princesa Lalla Hasna y la princesa Lalla Meryem. Para su último acto oficial en Marruecos, Meghan Markle lució un modelo confeccionado para ella en exclusiva por Carolina Herrera.

Al parecer, el príncipe Harry y su mujer permanecerán un día más en Marruecos, pero ya en visita privada.

35

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *