Las ampollas Endocare C con proteoglicanos y SPF 30 nos ayudan a atenuar los signos del envejecimiento de un solo gesto

La semana pasada acudí al Escape Room de la calle Orense de Madrid convocada por Isabel de Villota, directora de comunicación del Laboratorio Cantabria Labs. En la misteriosa invitación que me hicieron llegar, me decían que contaban conmigo para poner a salvo la nueva fórmula de su último lanzamiento, las Endocare C Ampollas.

Al llegar al lugar, me recibió Arancha Yagüe de la agencia NoHo, responsables de la organización del evento, quien me presentó a María Cuñat, directora de marketing de Cantabria Labs y a la dermatóloga Dra. Mayte Truchuelo.

Mientras esperábamos a que llegasen el resto de los convocados al acto, la Dra. Truchuelo nos fue explicando que con la edad, los procesos de regeneración celular se vuelven más lentos.

También nos dijo que los factores de crecimiento de SCA contribuyen a reactivar los fibroblastos (células productoras de colágeno y elastina que aportan firmeza y elesticidad a nuestra piel) y los queratinocitos (celúlas que más abundan en la epidermis y que son las que le dan forma y funcionalidad)) favoreciendo el rejuvenecimiento celular.

Gracias a estos factores de crecimiento se genera el efecto loop por el cual se inicia una acción en cadena de efecto multiplicador que reactiva las células. Las células de la piel vuelven a comportarse como células jóvenes.

Las ampollas Endocare C con proteoglicanos y SPF 30 están formuladas con un 20 por ciento de SCA, rico en factores de crecimiento con actividad regeneradora, antioxidantes y reafirmantes que actúa en profundidad.

Su fórmula también dispone de un 15 por ciento de vitamina C pura y estabilizada. De acción antioxidante e iluminadora, inmediata y duradera al combinar la vitamina C pura con la vitamina C estabilizada lograremos seguir apreciando sus efectos incluso días después de su aplicación.

Los famosos proteoglicanos crean un sistema filmógeno que hidrata y difumina las arrugas de forma inmediata y su SPF 30 al disponer de diferentes filtros orgánicos y liposolubles protege frente a los rayos UV-A y los UV-B.


Los productos con vitamina C a tan altas concentraciones pueden manchar los tejidos y las yemas de los dedos. Se recomienda lavar bien las manos después de la aplicación del producto.

Las ampollas vienen en cajas de 30 uds. Cada una de estas ampollas puede durar dos días o más (dependiendo de la extensión de la zona a tratar). La ampolla puede parecer ligeramente turbia. Este es debido a la alta concentración de proteínas en su composición.

Antes de aplicar unas gotas del producto, hay que agitar bien la ampolla y extenderlas de forma uniforme por la piel limpia, después de la ducha, en cara, cuello y escote mediante un ligero masaje con la yema de los dedos hasta su completa absorción.

Para evitar cortarnos al abrirlas, las ampollas vienen con un dispositivo safe cut, y también con un tubito aplicador que luego podremos cerrar con un pequeño tamponcito para preservar el resto del producto hasta el día siguiente. Las ampollas han de colocarse de pie para evitar que se vierta el producto.

Lo bueno de estas ampollas es que al llevar fotoprotección y una mayor concentración de activos obtendremos, con un solo gesto, el mismo resultado que si nos aplicásemos la loción, el serum, la crema hidratante y un buen fotoprotector invirtiendo menos tiempo en nuestra rutina de belleza diaria. Precio de la caja: 49,90 euros.

21

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *