Las ampollas Grand Cru Anti-Aging de Babor, o como reeducar la piel en 7 días

Acabo de regresar del Espacio Margarete, en el bohemio barrio de Malasaña de Madrid, donde ha tenido lugar la presentación de las Ampollas Grand Cru Ultimate Anti-Aging de Babor de la mano de su directora de Marketing, Virginia Lequerica.

Antes de que comenzara la presentación, mientras iban llegando el resto de las editoras de belleza convocadas al lanzamiento, tuve la ocasión de poder entrevistar en exclusiva a Susana Sánchez Villacañas, directora de Babor España.

Susana me contó que llevaba trabajando en la empresa 38 años, pues empezó muy joven -con tan solo 18 años. Su padre fue quien introdujo la marca Babor en España en el año 1980, y ella se incorporó a la misma en 1987.



Para poder ayudar a su padre, que debía viajar mucho por el norte y el sur de España, además de estudiar administración de empresas, Susana se formó en estética con el fin de adquirir un amplio conocimiento sobre la piel.

Por lo visto, en la actualidad, en la empresa trabajan 28 personas. La central está en Madrid, en Trescantos, y desde allí es desde donde sale toda la mercancía para distribuir a los centros de estética, los médicos y Spas.

A mi pregunta de que suponía para ellos el lanzamiento las Ampollas Grand Cru Ultimate Anti-Aging de Babor, Susana me explicó que se trataba de una experiencia única a nivel anti-aging que ofrecía la marca y que giraba en torno al mundo de la rosa negra, icono de su marca.

Con la edición de este Grand Cru, Babor había creado un exclusivo tratamiento en ampollas formuladas con extractos de rosas, gracias al cual se podía obtener un tratamiento antienvejecimiento en forma de cura de choque de 7 días.

También me dijo que el lanzamiento para los profesionales, que fue durante el mes de septiembre, resultó ser un éxito increíble. En tan solo una semana se agotaron todas las ampollas que habían traído a España para su distribución.

Tuvimos que interrumpir nuestra interesante charla porque la directora de marketing, Virginia Lequerica, comenzó su presentación mientras hacía hincapié en la figura de la rosa como hilo conductor de este lanzamiento, y también como símbolo de marca al formar parte del logotipo. Recordad que la rosa negra de Babor representa para la marca el símbolo de la belleza.

Hace más de 60 años, en 1956, Babor fue la primera marca que lanzó el formato ampollas como contenedor de tratamientos. Un formato para presentar un producto ultraconcentrado veinte veces más potente que un serum.

Desde entonces, y a día de hoy, continuó explicando Lequerica, Babor está presente en más de 60 países y vende más de 40 millones de ampollas al año.

Antes del lanzamiento de Grand Cru existían 4 categorías de ampollas, pero Grand Cru es una categoría nueva, por encima de las otras 4 restantes. Inspirándose en el mundo del vino, el Grand Cru hace referente al producto de más alto rango dentro de su denominación.

Una cura de choque de 7 días compuesta por tres ampollas equilibradas con precisión con exclusivos extractos de rosas para una experiencia anti-aging eficaz y completa.

Con estas ampollas Babor ha dado un paso hacia delante, proponiendo unas ampollas tope de gama, superiores en efectividad y rendimiento. Es el producto en ampollas más lujoso de los últimos tiempos.

Tres concentrados de ampollas coordinados con precisión altamente efectivos. La ampolla rosa con extracto de rosa Damascena proporciona una reducción inmediata de las arrugas y reafirma la piel. Un rejuvenecimiento facial definitivo gracias a sus propiedades regeneradoras de efecto instantáneo.

La ampolla blanca con extracto de rosa blanca de Alba proporciona a la piel un resplandor juvenil indiscutible gracias a la mejora de la estructura cutánea. Tiene un aroma sutil, no intrusivo, diferente de la primera pero que nos introduce ya en ese mundo de sensualidad y sensorialidad.

El tratamiento termina con el extracto lifting de la ampolla de rosa negra de Baccara. Esta ampolla protege la piel de los radicales libres contrarrestando así el envejecimiento prematuro medioambientalmente inducido.

Una experiencia anti-aging en 3 pasos que deberemos aplicarnos durante 7 días. Al final de la semana notaremos la piel de nuestro rostro regenerada, alisada y protegida. Este extracto de protección celular no solo logra actuar como un fantástico antiedad, sino que también hace que esta semana de tratamiento sea, no solamente sensorial, sino que también resulte efectiva desde el día uno gracias a su efecto acumulativo. Con este tratamiento reeducamos la piel para que vuelva a producir su propio colágeno y elastina.

En la cajita de terciopelo, para hacer un guiño a la suavidad de los pétalos de las rosas, vienen las ampollas numeradas -1er y 2 día-,  durante esos días utilizaremos 2 ampollas rosas que proporcionan una reducción inmediata de las arrugas profundas. El 3, 4 y el 5 día las ampollas blancas que confieren a la piel un aspecto radiante, y luego ya las últimas, que son las ampollas negras que brindan a la piel una protección total contra los radicales libres. La idea es reeducar a nuestra piel para que se comporte como lo hacía cuando era joven.

Se trata el rostro, el cuello y el escote – estos dos últimos son siempre los más descuidados -, y es donde se ven más los signos del envejecimiento. Cada ampolla custodia 2 mililitros de un precioso elixir. La cantidad justa y necesaria para poder trabajar estas zonas.

Sánchez Villacañas aprovechó para informarnos de que Babor fue la primera firma cosmética que, desde sus orígenes, ofrecía productos activos en un sistema como la ampolla de vidrio. Un material antiséptico que no contiene nada de lípidos (grasas). Sus componentes están perfectamente indicados para que penetren mejor en la piel. El serum no tiene la misma efectividad que una ampolla.

La hidratación es súper importante para la piel porque si la piel no está hidratada no puede recibir nada. Es como si a una planta la quisieras llenar de nutrientes pero no tuviese agua. No tendría forma de poderlos asimilar.

Si estas ampollas se aplican por la noche, les faltaría la parte lípida por lo que habrá que aplicarse también una crema de noche. De día tampoco se recomienda ir solo con la ampolla, sobre todo ahora que hay tanta polución. Es necesario proteger la piel con una hidratante, una crema con color o con un protector solar.

A nuestras preguntas sobre su modo de empleo, Lequerica nos explicó que tras la limpieza habitual de nuestro rostro, nos aplicaremos las ampollas en dos tiempos sobre el cuello, rostro y escote tras agitarlas y abrirlas con el abridor safe-cut. Luego, verteremos el contenido de la ampolla sobre la palma de la mano, lo frotaremos con la palma de la otra mano y nos lo aplicaremos sobre el rostro tapoteándolo mediante toquecitos. Como el producto se absorbe de inmediato, repetiremos la operación con la mitad restante.

Combinando el poder de los extractos de estas tres ampollas obtendremos unos resultados espectaculares. Las ampollas Grand Cru Anti-Aging de Babor cuestan 57,90 euros.

Cuando me despedía de mis amables anfitrionas, Susana Sánchez Villacañas me comentó que la semana que viene, en Barcelona, se presentará en exclusiva para los profesionales del sector la renovada línea Sea Creation -que es la línea más alta que tiene Babor desde hace 12 años-, pero que ha sufrido un importante cambio de reformulación pues en Babor siempre están investigando para poder trabajar con los componentes más activos obtenidos de las profundidades marinas.

65

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *