Le Coquelicot Messager Kenzo Parfums x William Amor

Kenzo Parfums siempre se ha inspirado en la naturaleza para reinventar un mundo cada vez más bello. La amapola es una flor salvaje, que crece arbitrariamente en los lugares más insospechados. Los de Kenzo la eligieron como símbolo de una belleza tan frágil como fuerte.

Y como el arte del upcycling empeñado en transformar los residuos en objetos artísticos forma parte del ADN de esta marca de perfumería, los responsables de la marca contactaron con el artista visual William Amor especializado en recoger los plásticos y residuos que llegan hasta las playas de las Landas en Francia para que crease una amapola hecha a mano a partir de estos residuos reciclados.

Así pues, los pétalos de esta amapola se fabricaron a partir del procesamiento de bolsas de plástico, y su corazón utilizando fibras de plásticos procedentes de las redes y de las cuerdas de pesca. Todo alrededor de una capa de imprimación de metal plateado que descansa sobre un tallo de acero inoxidable. Para presentar esta obra, el artista utilizó una base hecha de madera maciza de haya.

El resultado fue tan espectacular que lo siguiente fue encargar a William Amor un campo de 250 flores a partir de estos residuos reciclados para transformar estas flores en un mensaje de esperanza. Un mensaje comprometido y participativo ya que cada una de estas amapolas lleva una cinta de papel en la que viene escrito el deseo de un mundo más bello.

Kenzo Parfums también ha organizado una venta solidaria de «Le Coquelicot Messager Kenzo Parfums x William Amor» (80 €). La mitad de lo recaudado se destinará al programa Orange Blossom, pour un monde plus beau», que trabaja por el suministro responsable del azahar y la capacitación de las mujeres en Marruecos.

30

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *