Los cubos de Rubik de Cédric Grolet, uno de los 50 franceses más influyentes del mundo

Hoy quiero hablaros del mejor pastelero del mundo. Se llama Cédric Grolet, es francés, tiene 33 años y lleva 7 años trabajando en el hotel Le Meurice de París. Primero bajo las ordenes de Yannick Alléno, y luego bajo las de Alain Ducasse (este último fue quien le aconsejó que dejase de centrarse en la estética para concentrarse en el sabor).

Cédric nació en la región del Loira. Su padre era camionero, su madre peluquera y sus abuelos tenían un bar. Después de realizar una FP como pastelero trabajó como aprendiz en Fauchon. En el 2011 empezó a trabajar en Le Meurice.

En el 2015 fue elegido el mejor pastelero de Francia. Título que refrendó en el 2016 y en el 2017. En el 2017, la asociación Grandes Tables du Monde (con un jurado presidido por un tal Alain Ducasse) lo nombró Mejor Pastelero del Mundo, y acaba de ser nombrado uno de los 50 franceses más influyentes del mundo por la edición francesa de la revista Vanity Fair.

Cédric pasa horas y horas cuidado la estética de sus creaciones golosas en las que emplea pocos ingredientes, los justos para poder resaltar la esencia del producto.

En su opinión, lo bello atrae, pero lo rico es lo que hará que un cliente vuelva. El año pasado creó un tronco de Navidad a imagen del famoso cubo de Rubik (160 euros la unidad).

Lúdicas o arty, sus creaciones pasteleras se exponen a diario en la boutique Cédric Grolet del hotel Le Meurice de París. Así pues, si tenéis la suerte de visitar la Capital de la Luz en estas fechas, no dejéis de ir a tomar el té a su salón.

20

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *