Los directivos de Fosun International se reúnen hoy con los trabajadores de Lanvin para llegar a un acuerdo

Siempre se ha considerado a Alber Elbaz, quien se incorporó a Lanvin en 2001 después de una corta estancia en Yves Saint Laurent y un exitoso rediseño de Guy Laroche, como la fuerza impulsora detrás del renovado dinamismo de la marca Lanvin.

Durante los 14 años que ejerció de director creativo de Lanvin, Alber Elbaz creó un look mucho más nuevo y más moderno, haciéndolo famoso por sus coloridos y ajustados vestidos de cóctel, adornados con ostentosas joyas.

Desde que fue despedido de manera fulminante por Mme. Shaw-Lan Wang en el 2015 después de una fuerte discusión durante un consejo de administración (antes de que finalizase su contrato) las ventas de Lanvin fueron cayendo en picado a más de la mitad durante los últimos tres años, lo que traducido significa 100 millones menos de ventas.

Aunque Lanvin ha luchado por reinventarse, lo cierto es que no ha encontrado una estrategia que resultase rentable, a pesar de haber ido contratando a diferentes diseñadores. Para ahorrar dinero, Lanvin ha tenido que cancelar su desfile de moda previsto para el 28 de febrero 2018 en la Semana de la Moda de París, sustituyéndolo por una presentación.

Como ya os conté en su día, poco antes de Navidad, Alber Elbaz finalmente ganó la demanda que había interpuesto contra la empresa matriz de Lanvin, Jeanne Lanvin SA, a la que acusaba de haber desestimado sus servicios antes de la finalización oficial de su contrato. Como resultado de un acuerdo extrajudicial, se le concedieron más de 10 millones de euros como compensación por este perjuicio.

Sin embargo, el diseñador no está del todo satisfecho con esta resolución ya que cuando ocurrieron los hechos que llevaron a su despido había una oferta de más de 400 millones de euros sobre la mesa por la empresa.

En su día, Alber Elbaz pidió dinero prestado a la principal accionista de Lanvin, la sacerdotisa de la prensa china Shaw-Lan Wang, con sede en Taiwán, para adquirir el 20% de las acciones de Lanvin. Se desconoce si Elbaz siguie teniendo esta participación.

El que sí que continúa teniendo el 25% de las acciones de Lanvin es el inversor suizo-alemán Ralph Bartel, quien ha invertido varias decenas de millones de euros en la empresa desde 2010, por lo que desea continuar siendo accionista de la misma para intentar recuperar su inversión a largo plazo.

A lo largo del día de hoy, los empleados de Lanvin van a reunirse con sus directivos y con los ejecutivos de Fosun International en una reunión extraordinaria para proteger sus puestos de trabajo después de que el grupo chino comprara el pasado viernes una parte mayoritaria de la marca.

Muchos empleados tuvieron que abandonar el barco después de que Alber Elbaz fuese despedido. Algunos accedieron a la jubilación anticipada, mientras que otros siguen en conflicto con Lanvin por despido improcedente.

Según varias fuentes, Mme. Shaw-Lan Wang ha obtenido de Fosun una participación del 20%, lo que significa que aunque ya no tenga un puesto en el consejo de administración, podrá seguir interfiriendo en el proceso de toma de decisiones. No está claro si Alber Elbaz sigue teniendo una participación minoritaria indirecta en la empresa, ya que Shaw-Lan Wang sigue estando en deuda con él por algunas deudas pendientes desde su partida en 2015 (Alber Elbaz le reclamaba 20 millones de euros de indemnización por daños morales y otros 50 millones de euros para compensar la venta de su participación indirecta en la compañía).

¡Os seguiremos informando!

7
2 Comentarios
  • GG
    febrero 17, 2018

    Madre mía!!! Debió de ser muy fuerte…

  • Cobre
    marzo 5, 2018

    Que lío se traen con los chinos!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *