Los incondicionales de Virginia Woolf celebran su cumpleaños con una exposición en la Tate Gallery

Del 10 de febrero al 29 de abril se podrá ver en la Tate Gallery de Londres la exposición “Virginia Woolf: An Exhibition inspired by her Writings”. Para ilustrar la extraordinaria modernidad de los textos de esta escritora que vivió entre 1882 y 1941, se han seleccionado a 80 artistas entre los cuales cabe destacar a Laura Knight, Claude Cahun, Dora Carrington, y a su hermana Vanessa Bell.

Esta exposición se puede ver en la actualidad en St Ives, una localidad costera localizada en Cornualles donde la Tate Gallery tiene una sucursal. Según las memorias de Woolf, sus recuerdos más bonitos de la infancia no fueron de Londres sino de St Ives, donde la familia pasó sus vacaciones de verano entre 1882 y 1894.

La casa de veraneo de los Stephen, Talland House, tenía vistas a la playa de Porthminster y al faro de Godrevy. Todavía se alza en el mismo lugar. Recuerdos de esas vacaciones familiares e impresiones del paisaje, especialmente el faro de Godrevy, impregnaron las novelas que Woolf escribió en años posteriores, principalmente en «Al faro».

La exposición de Tate St Ives se divide en dos secciones. Con una constante: el enfoque feminista, que fue la columna vertebral del propio arte de Woolf y también la fuente de su lenguaje revolucionario y su forma sin precedentes de observar la realidad.

La primera sección está dedicada a los espacios públicos y panorámicos, en particular los del sureste de Inglaterra, retratados por Laura Knight, Gluck (la extraordinaria Hannah Gluckstein), Frances Hodgkins, Winfred Nicholson y Dora Carrington, con obras de Nancy Holt, Louise Bourgekins, Mária Bartuszová y Patricia Johanson.

Junto a las pinturas, también hay fotografías y esculturas de artistas que han trabajado la identidad de género, como los no muy famosos Romaine Brooks, Claude Cahun (cuya investigación sobre las máscaras que todos parecemos llevar inspiró recientemente a Maria Grazia Chiuri para sus última colección), Birgit Jürgenssen, Linder, Gwen John, Alina Szapocnikow, Eileen Agar, France-Lise McGurn, Penny Goring, Zanele Muholi, Hannah Black y Clare Atwood (1866-1962), pintora de retratos valientes que vivió en un ménage-à-trois con el dramaturgo Christabel Gertrude Marshall y la directora y diseñadora Edith Ailsa Geral.

La segunda parte de la exposición se centra en la vida cotidiana doméstica. La inspiración de Virginia Woolf es la de A Room for itself, el ensayo en el que Virginia Woolf denunció todos los obstáculos a la libertad y el talento de las mujeres a lo largo de los siglos.

La sección incluye obras de Vanessa Bell, Margaret Mellis, Marion Dorn, Enid Marx, Anna Atkins, Shana Lutker, Sara Barker, Nicola L, la artista norteamericana de origen marroquí, nacida en 1937, a la que Tate ya ha dedicado una retrospectiva, Caragh Thuring y Eve Fowler.

Virginia Woolf frente a las obras de su hermana sentía ciertas dudas. No por la calidad de sus pinturas, sino por el hecho de que parecían no contar historias. En cambio, Dora Carrington, otra de las artistas elegidas para esta exposición, estuvo muy ligada al Círculo Bloomsbury – el famso círculo artístico e intelectual londinense que sacudió todas las convenciones victorianas.

Curiosamente, hoy 25 de enero sería el cumpleaños de Virginia Woolf, y muchas son las editoriales que han aprovechado para reeditar algunas de sus obras más famosas.

Sitio oficial Tate St Ives

7
1 Comentario
  • GG
    enero 26, 2018

    Que pena que una mujer tan valiosa sufriese tanto y tuviese un final tan triste…
    La muestra sin duda debe merecer la pena.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *