Los Sussex visitan Dubbo (Nueva Gales del Sur), y traen con ellos la ansiada lluvia

El segundo día de la Royal Visit de los Sussex a Australia fue para Dubbo, en Nueva Gales del Sur, donde los agricultores se han visto afectados por una pertinaz sequía (la mayor desde el año 1900) con temperaturas superiores a los 45 grados, lo que ha provocado la muerte de miles de cabeza de ganado y una grave escasez de alimentos.

Estaba previsto que los duques de Sussex visitasen la granja Woodleys perteneciente a una familia de agricultores desde hace 5 generaciones. Así que cuando, después de un día repleto de compromisos, Meghan pudo retirarse a descansar a los aposentos que les habían destinado en Admiralty House, se dirigió directamente a la cocina de la mansión del gobernador de Australia para hornea un pastel de plátano con el que poder obsequiar a los Woodleys durante su visita.

A continuación, los Sussex se trasladaron hasta el Victoria Park para reunirse con los habitantes de Dubbo y de sus alrededores en un picnic para celebrar el espíritu comunitario de la región.

Por la tarde visitaron una escuela local que trabaja para mejorar la educación de los jóvenes aborígenes y de los isleños de Torres Strait. Curiosamente, aunque hacía muchos meses que no llovía, los Sussex trajeron la lluvia con ellos.

Meghan no dudó en abrir un gran paraguas negro para proteger de la lluvia a su marido mientras pronunciaba un discurso en el que el príncipe Harry comentó que se habían sentido impresionados e inspirados por las historias que habían escuchado de los australianos que se habían unido para ayudarse unos a otros durante la adversidad.

También animó a pedir ayuda cuando se necesita, y aseguró que no se debe sufrir en silencio ya que las tasas de suicidio en las zonas rurales y remotas son mayores que en las poblaciones urbanas.

Antes de finalizar su visita a esta zona, Meghan y Harry visitaron el Royal Flying Doctor Service, el servicio de aviación de salvamento que se utiliza para acudir en ayuda de personas que viven en zonas remotas.

Para su visita a esta zona rural, Meghan optó por vestirse con unos vaqueros negros de la marca australiana Outland, una blazer de su amiga Serena Williams, una camisa blanca de Maison Kitsune y unos botines negros de J.CRew.

21
1 Comentario
  • Teresa
    octubre 18, 2018

    Esta pareja no para!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *