Louis Vuitton nos propone un nuevo viaje olfativo con 4 velas nómadas para perfumar nuestras casas

Con el deseo de capturar el aire que flota en la naturaleza, y liberarlo luego en el interior de nuestras casas, el maestro perfumista Jacques Cavallier-Belletrud ha creado cada una de estas velas, las primeras que comercializa Louis Vuitton y lo ha hecho inspirándose en la idea de una casa con ventanas que se abriesen hacia el mundo.

La fragancia poética del exterior transportada hacia el interior para podernos acurrucar envueltos por deliciosos aromas. Cada una de las creaciones del perfumista se nutre tanto de los paisajes descubiertos durante sus viajes como de las casas donde se introducen estos aromas.

Estas velas nómadas se pueden transportar fácilmente de una habitación a otra gracias a sus mangos de cuero natural cosidos a mano y colgados de un remache metálico.

El blanco puro mate de la porcelana diseñada por Marc Newton las custodia, y contrasta con la sensualidad de la piel desnuda, y con los reflejos dorados de la tapa – que se convierte en la base durante la combustión.

Al igual que los recuerdos que se traen de lejos, las velas de cerámica de Louis Vuitton fueron diseñadas para decorar nuestras casas proporcionándolas una segunda vida.

Situado en el ADN de la marca desde sus inicios, el viaje siempre ha alimentado la creación olfativa. Un estado de ánimo, una curiosidad nunca satisfecha, una ligereza del ser que sonríe a todos los descubrimientos, en los que el maestro perfumista Jacques Cavallier-Belletrud se inspira constantemente.

Después de haber compuesto una primera colección de fragancias femeninas en 2016, y una veintena de fragancias masculinas en 2018, el perfumista nos presenta ahora un nuevo viaje olfativo a través de estas cuatro velas (175 euros) que se distinguen por mechas de diferentes colores, y que responden a nombres tan sugestivos como:

L’Air du Jardin
La abundancia de las rosas a mediados de mayo (mecha roja)

Île Blanche
Un té helado con cítricos en un archipiélago índigo (mecha turquesa)

Feuilles d’Or
Un pachulí enraizado en un bosque extravagante (mecha dorada)

Dehors Il Neige
Agujas de pino e infusión de especias (mecha verde)

Esta última evoca la magia de las primeras nevadas, de las agujas de pino, de las especias calientes. Un agradable perfume que nos retrotrae a la Navidad. Gracias a su asa de cuero, podremos transportar esta vela de una habitación a otra cuando nos movamos. Una estupenda y elegante idea-regalo para regalar o regalarse, ¿no os parece?

13

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *