Luz Casal y Ketama amenizarán las noches del VIII Festival de la Lavanda en Brihuega

A partir de mediados de junio, las plantas de espliego que tenemos plantadas en el jardín empiezan a florecer inundando el aire con su agradable olor a lavanda, atrayendo a abejas que no dudan en efectuar su tarea polinizadora. Eso por no mencionar la rica miel que fabrican en sus colmenas.

En Brihuega, a tan solo 45 minutos de Madrid, la llegada del mes de julio supone un verdadero milagro de la naturaleza capaz de despertar todos los sentidos. Nutridos por el sol y el aire mediterráneos, los campos de lavanda de la Alcarria florecen en todo su esplendor para convertirse en un increíble escenario de color púrpura.

Millones de flores están listas para ser recogidas, para ser llevadas a Intercova Aromáticas -una de las destilerías más modernas de Europa-, para convertirse en un sofisticado elixir. Pues bien, desde hace 8 años, los días 19 y 20 de julio en esta zona se celebra el Festival de la Lavanda.

Este año, la encargada de inaugurar la VIII edición de este festival será Luz Casal, una de las voces más carismáticas del pop-rock español. Un concierto único que se celebrará al atardecer, para poder disfrutar de las espectaculares puestas de sol de la Alcarria, y compartir inolvidables momentos entre amigos, todos vestidos de blanco, además de poder disfrutar de una alegre cena gracias a una cuidada selección de FoodTrucks y de la propuesta gastronómica del chef Dani García, recientemente galardonado con 3 estrellas Michelin. Una exquisita y exclusiva cena, a la luz de las estrellas, rodeados por campos de lavanda, antes de que de comienzo el concierto.

Al día siguiente, los chicos de Ketama –el mítico grupo de flamenco fusión -, tomarán el testigo y nos harán vibrar al ritmo de sus canciones tras 15 años de ausencia.

El Festival de la Lavanda se está convirtiendo por méritos propios en una de las citas imprescindibles del verano para todos los amantes de la música, de la gastronomía y de la naturaleza. Imaginaos el más maravilloso de los atardeceres, inundados por el olor de la lavanda, mientras disfrutamos de la música de Luz Casal o de Ketama con una copita de champán Mumm entre nuestras manos. ¡Una auténtica experiencia religiosa!

28

Aún no hay comentarios.

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *