Maria Grazia Chiuri rinde homenaje a Marc Bohan y al Op Art en una colección SS18 muy años 60

Hoy, martes 26 de septiembre a las 14,30 h, tuvo lugar el desfile prêt-à-porter para la primavera-verano 2018 de Dior en los jardines del museo Rodin de París, en un espacio que parecía inspirado en el de la Sagrada Familia de Gaudí de Barcelona aunque, en realidad, era una reinterpretación de las famosas serpientes de la artista Niki de Saint Phalle (1930-2002).

El espacio en cuestión de 2.200 metros cuadrados había sido recubierto reproduciendo la técnica del trencadis que, como bien sabéis, utiliza cerámica esmaltada para cubrir superficies lisas y pulidas. Solo que, en esta ocasión, los responsables de las decoraciones de las instalaciones de la marca prefirieron utilizar 80.000 trozos de espejo que aplicaron sobre 7,2 toneladas de cemento formando bóvedas y columnas.

Un extraordinario trabajo de creatividad que requirió el trabajo de 80 artesanos que estuvieron trabajando en esta instalación durante 20 días para que todo estuviese perfecto el día del desfile.

A la hora de emprender la tarea de buscar inspiración para diseñar esta nueva colección, lo primero que hizo Maria Grazia Chiuri fue bucear una vez más en los archivos de la Maison Dior.

De la época en la que Marc Bohan fue su director artístico rescató unas fotos de Niki de Saint Phalle – una escultora, pintora y directora de cine de aspecto andrógino, casada con el escultor y pintor Jean Tinguely -, con un estilo a la hora de vestir de lo más personal que muchos catalogaron de impertinente y subversivo. A pesar de lo cual, o precisamente por eso, fue portada de la edición francesa de la revista Vogue en Noviembre de 1952.

Ni que decir tiene que María Grazia se sintió inmediatamente atraída por toda la creatividad que emanaba esta artista (sus famosas serpientes de colores se pueden ver expuestas en el Museo de Orsay de París). Tanto es así, que al igual que en la temporada pasada en la que diseñó una camiseta en la que se podía leer el claim «We should all be feminists», en esta ocasión no ha podido resistirse y ha hecho suyo el famoso grito de protesta de Linda Nochlin plasmado en un ensayo que data de 1971: «¿Por qué no ha habido grandes artistas mujeres?».

Así que, para devolverles su lugar a todas estas artistas diferentes y únicas, Chiuri no ha dudado en hacer un guiño a las Nanas (mujeres fuera de norma), pero también a los corazones abigarrados, a los dragones, al árbol del amor, al sempiterno Jardín del Tarot presente en todas sus colecciones.

En sus propuestas, la reproduce también la paleta de colores chillones de Saint Phalle haciéndola dialogar con el encaje, la seda, la piel o el plástico.

Una colección que también hace referencia a los monos y vestidos mini de Marc Bohan combinados con faldas amplias y abiertas en la parte delantera. Muy llamativas las saharianas y las chaquetas de inspiración masculina a juego con camisas a rayas, y también los estampados Op Art con lunares XXL y cuadros en damero blancos y negros.

En definitiva, ¡una colección muy años 60, y absolutamente feminista, que se venderá como churros!

Sitio oficial Dior

2
2 Comentarios
  • Sota
    septiembre 27, 2017

    Que colección más bonita.

  • GG
    septiembre 28, 2017

    Si, es preciosa!!! Un Ole a Chiuri, y a los creadores del espacio… QUE PASADA!!!

Responde

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *